CIRCULO DE LECTURA EN HUMANIDADES MEDICAS Y FILOSOFIA DE LA MEDICINA.- FUNDACION LETAMENDI- FORNS, FUNDACION IATRÓS Comité Editorial: Enrique Baca, José Lázaro, Francesc Borrell. Editores de àrea:Juan Carlos Hernández Clemente. Mabel Marijuan Angulo. Director del blog: F. Borrell Carrió; Secretario de Redacción: Juan Medrano Albeniz.

BOLETIN IATROS

ISSN 2014-1556

Este Boletín tiene por objetivo difundir y compartir comentarios de libros y artículos en Humanidades Médicas y Filosofía de la Medicina y difundir las actividades de la Fundación Letamendi Forns y Fundación Iatrós.

BOLETIN IATROS ABRIL 2014

BOLETIN IATROS ABRIL 2014

CIRCULO DE CIBERLECTURA

INDICE.-
Noticias.-  XXV CONGRESO DE ENTREVISTA CLINICA  Y COMUNICACION ASISTENCIAL
Comentario de libros.-  Steiner G. Nostalgia del absoluto. Siruela. Madrid 2011.-
Fred Platt- Was a doctor
Webs de interés.-  Dorothea Dix
Artículo comentado.-  Trevor J.- Doctors on the record.    

------------------------------------------------------------------------
Noticias.- 

XXV CONGRESO DE ENTREVISTA CLINICA  Y COMUNICACION ASISTENCIAL
6-8 Noviembre, cAsa Convalescencia, Barcelona
Información e inscripciones:
http://semfyc.eventszone.net/eclinica2014/

 tEACH Symposium:


“ La comunicación con el paciente  un objetivo clave en la enseñanza de la medicina”   Lugar / Place: Seminario IV y VI  en el bloque de Aulas de la Facultad de Medicina de la Universidad  Autónoma de Madrid,  calle Arzobispo Morcillo 4  28029  - enfrente del Hospital de La Paz.    De 15 a 19h,  martes 22 de Abril 2014 No es necesaria matrícula, los interesados sólo han de comunicar su intención de asistir a la organización (tEACH organizing members: Rosario Dago, charo_dago@telefonica.net o Ana Carvajal, ana.carvajal.deltorre@gmail.com)

Jornada para la creación de una Red Internacional de Investigación sobre Descartes y la Ciencia
Palma, Col·legi Oficial de Metges de les Illes Balears (COMIB), 26 de Mayo de
Lugar/ Place: Col·legi Oficial de Metges de les Illes Balears (COMIB), Passeig
Mallorca, 42 Tel. 971 722200
INFORMACIÓN ADICIONAL
Dirigirse a:
Andrés Jaume andres.jaume@uib.es
Joan March joanmarch@telefonica.net, Tel. 629436145


Comentario de libros.-
¿IDEAS QUE INSPIRAN O REMORAS DEL PASADO?

Steiner G. Nostalgia del absoluto. Siruela. Madrid 2011.-

Escribo desde el Ateneo de Murcia aventajado por los vapores de un café americano y la envidia de que en mi terruño no exista una librería que merezca tal nombre. Tengo por escapatoria Amazon y su oferta apabullante de libros, pero añoro la selección de un buen librero, un librero de raza, que con instinto de cazador  me proponga novedades en las lenguas  que puedo leer. Siruela, por fortuna, hace bien esta función, y su biblioteca de ensayo es un rincón de buenas maneras. Bastante le ha publicado al judío austríaco nacido francés en 1929 y de nacionalidad americana, Francis George Steiner.
G.Steiner
Me fijo en tres características de Steiner: judío perseguido por los nazis, políglota, (quien solo sabe de su idioma ni eso sabe, vino a decir una vez), y zurdo por obligación, (tenía un defecto de nacimiento que le impedía usar su mano derecha). Su madre no se andaba con rodeos: compadecerle estaba fuera del guión… Este rigor biográfico es el rigor que huelo en sus escritos. El rigor que aplican los zurdos, (¿se han fijado cuantos zurdos son matemáticos o físicos?), la desconfianza o mejor, el escepticismo del judío no creyente, (de similar intensidad al fanatismo del judío ortodoxo, aunque de signo contrario), y la perspectiva que solo puede dar la triple inmersión cultural del políglota, la vastedad de la cultura alemana, inglesa y francesa, junto a las lecturas clásicas de la Ilíada, asimiladas en griego clásico durante su infancia.
La idea principal del libro que comento es la siguiente: hay ideas o mitos con los que nacemos y nos criamos. El mito del Absoluto es uno de ellos: es el mito constituyente de las religiones del libro, la vida como camino hacia un más allá eterno  dichoso, llamémosle cielo o eternidad, que ganamos por intercesión de una vida sacrificada. El libro de Steiner, (1974), fue fruto de 5 conferencias emitidas con la canadiense CBC, y desde la primera página cautiva su estilo directo y profundo.
El primer capítulo quizás sea el mejor construido. En él asimila el marxismo a una religión deudora del mito del Absoluto, y señala un padre fundador, unos acólitos que reivindican sus verdades, unos herejes que prueban nuevos caminos y, sobre todo, un dogma que promete un futuro mejor e inalcanzable.  El marxismo ofrece “un contrato de promesa mesiánica con respecto al futuro” (pág 31). Marx, nos cuenta Steiner, cae en el mito del pasado inocente y edénico de la Humanidad, un pasado en que se intercambiaba confianza por confianza, amor por amor (pág 25), y que preludiaba la gran caída en el pecado: crear el dinero como instrumento de relación entre humanos.  El dinero marca la inflexión hacia una historia de alineación e injusticia, desconfianza y explotación. Por eso es necesario redimirnos a partir de la Ciencia, el materialismo-histórico, que prevé la evolución inexorable del capitalismo a un estado de bonanza sin parangón, el socialismo/comunismo.
Karl Marx
El segundo capítulo aborda el psicoanálisis como pseudo-ciencia inspirada en diversos mitos clásicos y shakesperianos.  El complejo de Edipo sería una grosera traslación  del mito del pecado original, Eros y Thanatos  la pugna entre el bien y el mal, etc. Todas estas elaboraciones psicoanalíticas no tienen nada de científicas, nos dice Steiner, pues Freud substituye la serie de casos o los ensayos clínicos, por reiteradas apelaciones a los mitos clásicos, como si dichos mitos incorporaran automáticamente el marchamo de verdad. Detrás de todo ello se encierra también la nostalgia por un Absoluto, el destierro del irracionalismo, de las fuerzas destructoras del inconsciente para hacernos mas libres, y al final la muerte como el regreso a una casa común.
El tercer capítulo lo destina Steiner a la crítica a la antropología de Levy-Strauss. Si Marx prometía una redención, Freud el pesimismo de la muerte como regreso a la casa común (y al reposo), Levy-Strauss  defiende la cultura como destrucción, “la ruptura del hombre con el misterio de la creación, y de su propio ser provisionalmente asumido en un mundo que debía guardar y conservar, en un jardín que debía cultivar y no destruir” (pág 85). De tal manera la antropología o ciencia del hombre deviene entropologia, ciencia de la entropía, del desorden, de la destrucción. Las tres visiones  de tres judíos –Marx, Freud, Lèvy-Strauss-   obedecen a tres lecturas de los grandes mitos bíblicos, y los desvela un cuarto judío, Steiner…. Pero, ¿es capaz Steiner de volar por encima de los mitos?
En el último capítulo presenta al ser humano como un carnívoro que prioriza el reto por encima incluso de la supervivencia. La verdad se nos aparece como liberadora, y la Ciencia como la nueva religión que nos llevará a dicha Verdad. Sin embargo no está tan claro que eso sea así. Por ejemplo, si la Humanidad se ve abocada a realizar cambios de mejoras genéticas en su propio genoma, ¿hacia donde iremos? ¿Hacia mejor o a peor? El miedo que provoca la simple mención de estas cuestiones hace revivir posturas inocentes que claman por poner fronteras al conocimiento humano. Una opción que Steiner contempla como sencillamente inviable, contraria a la estructura mas íntima de los carnívoros que es superar retos…  Al final del libro declara: “pertenece a la eminente dignidad de nuestra especie ir tras la verdad de forma desinteresada. Y no hay desinterés mayor que el que arriesga y quizás sacrifica la supervivencia humana.” (pág  132).  En pos de la verdad podemos arriesgar la vida de las futuras generaciones… pero no hay marcha atrás, según Steiner. ¿No es esta visión en cierta manera también apocalíptica? ¿No será Steiner, en este punto,  (y lo decimos con cariño) “muy judío” (en un sentido talmúdico)?
Pablo Oliveres.
Murcia.

La poesía en serio
Platt F. Was a Doctor, Big Owl Press, Colorado, 2014

Ahora que hablamos de narrativa, ¿por qué no hablar de narrativa poética? JAMA tiene por costumbre publicar una sección titulada “on being a doctor”, una sección animada por médicos y pacientes en la que no faltan los poemas. A mí la poesía americana de mis colegas médicos me fascina por su cercanía, por la liberalidad de imágenes y sobre todo, por la captura de ideas “centrales”, es decir, poesía esencial, de tronco, (nada de irse por las ramas).
F. Platt

Frederic Platt es conocido internacionalmente por varios libros de comunicación médico-paciente. Yo destacaría al menos dos de “pura narrativa”:  Conversation repair y Conversation failure (Life Science Press), ambos escritos con una sensibilidad propia de artista. El libro que hoy comentamos, “Was a doctor”, demuestra lo que sospechábamos, en efecto Fred es un excelente poeta. Y trataré en las siguientes líneas de demostrarlo.
El libro detalla estados de ánimo, breves y agudas observaciones nacidas de la rutina, encuentros con pacientes, sus preocupaciones y en ocasiones su sufrimiento... Fred nos comenta que “mis pacientes me solicitaban copias de “sus poemas”, y se mostraban complacidos de que alguien tratara de compartir y estar con ellos” de esta manera. Los poemas se agrupan en tres secciones: Historias, Jubilación y Lo que vendrá luego… He seleccionado un poema de cada sección para que el lector  juzgue por si mismo:

En la primera parte, Historias, Fred nos informa de sus primero años en un Hospital y recuerda una breve escena en la que suben en el ascensor varias personas, entre ellas su colega Lee:

OUR DAY AT THE HOSPITAL BEGINS

We get on the elevator
Lee and I and someone else
who pushes 2 as Lee pokes 5
and I do 11.

Then, as the door closes,
Lee apologizes for his mistake-
“I pushed 5 –I usually go there but today
I need 9”.
He pushes his new number
and we both contemplate the fact
that we will have to suffer
an unnecessary stop,
a needless visit
to the fifth floor
anyway.

Good news though!
The door opens
and Lee gets out on 5
and I on 9

So see?
No waste there.
Our day has begun.

Acaba su preparación hospitalaria y ejercerá durante 40 años como general internal medicine, en su despacho…

THERE IS

A fox in the yard behind my office
It has curled up
under the scrambly tree
and looks at me
as if I could make its day
as joyous
as it makes mine.

Work at the clinic
isn´t all clinical. Sometimes
there is laughter, a lot
of that, and sometimes there
is unexpected happiness.

Today there is a fox.

Esta parte del libro es la que ocupa mayor espacio, pero de repente algo cambia…. La jubilación.

WAS A DOCTOR

Watching, watching for whales,
someone shouts, “There she blows!”
like a whaler from the 19th century,
and everyone turns to look
to follow the pointing arm
and we see a circle on the water:
no whale, just a was-a-whale,
Then the circle fades.

I used to be a doctor

“You never stop being a doctor”,
my friend all say
trying to comfort my loss
as I try to understand my alteration,
but no, I was a doctor, I say.
All that is left are
the memories and the stories
and the fading ring upon the water.

¿Y qué sucederá después? ¿Acaso la jubilación no tiene un componente de espera hacia lo que tiene que ser nuestro último peldaño?.... No, Fred no cree en la reencarnación, como nos advierte, pero ¿por qué no jugar a pensar “y si…”? Por ejemplo, “what if Vincent Van Gogh was now a neighborhood audiologist”, o por qué no, Milton un optometrista…

MILTON THE OPTOMETRIST

Mr. Milton, and his daughter,
work together now
as optometrists.
They fit the astigmatic,
the myopic, and the simply
presbyopic with glasses
and sell frames to match
their personalities.
Mr. Milton loves the job.
He can work to serve others,
not just his God, and no longer
need simply stand and wait.
nor does his vision fade;
helped by his own wares,
his light goes on
and he smiles as he asks,
"Number one? Or number
two? Which is best?"

Pero… ¿en qué desearía Fred convertirse en una reencarnación?  Este es el secreto que desvelará en la última línea del último verso…

Francesc Borrell
Barcelona
PD.- recomendamos para los lectores que busquen materiales de medicina narrativa:


TRADUCCIONES (con el permiso y la supervision del autor, Fred Platt):

COMIENZA NUESTRO DÍA EN EL HOSPITAL

Nos encontramos en  el ascensor
Lee y yo y otra persona
que marca el 2 mientras que Lee el 5
Y yo el 11.

Se cierra la puerta y entonces,
Lee se disculpa por su error-
"Marqué el  5-Yo suelo ir allí, pero hoy
voy al  9 ".
Y mientras aprieta el nuevo número
ambos nos percatamos del hecho de
que vamos a tener que sufrir
una parada innecesaria,
e irremediable,
en el quinto piso.

¡Pero llegan buenas noticias!, 
La puerta se abre
y Lee sale en el 5º 
y yo en el 9º

Así que…?
No hay desperdicio.
Nuestro día ha comenzado.

HAY

un zorro en el patio trasero de mi despacho
se hizo un ovillo
bajo aquel enhiesto  árbol
y me mira
como si yo pudiera hacer de su día
una jornada tan dichosa
como él hace de la mia.

El trabajo en la clínica
no siempre es clínico, en ocasiones
hay risas, muchas
un montón de ellas, y a veces allí
se produce una felicidad inesperada

Hoy hay un zorro.

YO FUI  MÉDICO

Observando, observando a las ballenas,
alguien grita: "¡Por allí resopla!"
al igual que un ballenero del siglo XIX,
y todo el mundo se vuelve a mirar
siguiendo el brazo que señala
y observamos un círculo en el agua:
no una ballena, sólo un “tal vez fue una ballena”,
un círculo de espuma que se desvanece.

Yo fui médico

"Uno nunca deja de ser un médico",
mis amigos suelen decirme
para consolarme quizás   de mi pérdida
y yo intento comprender mi zozobra,
pero no, me digo, yo fui médico.
Todo lo que queda son
los recuerdos y las historias
como un anillo de espuma
que se desvanece en el agua.

MILTON EL OPTOMETRISTA

El Sr. Milton, y su hija,
trabajan ahora  juntos
como optometristas.
Ajustan para el  astigmático,
el miope, y el que solo tiene
presbicia gafas
de estilo a juego
con sus personalidades.

El Sr. Milton adora este trabajo.
Él puede trabajar no solo para servir a su Dios
sino para servir a los demás, y ya no
necesita simplemente detenerse y esperar.
Ni tampoco a que se desvanezca su visión;
Con la ayuda de sus propios adminículos,
una luz se le enciende
mientras  sonríe y pregunta,
"¿El número uno? ¿O el número
dos? ¿Cuál es el mejor? "



Webs de interés.- 

Dorothea Dix (1802-1887).-

Memorial To The Legislature of Massachusetts




Dorothea Dix
Dorothea Dix (1802-1887) fue una activista norteamericana que durante la guerra de Independencia alcanzó el grado de superintendente de las enfermeras del ejército del Norte, pero que ha pasado a la historia por su encendida defensa de los enfermos mentales indigentes. Puesto que no lo es hoy, en la época en que vivió Dix, el colectivo era aún menos influyente, por lo que la preocupación de la activista resultó, en su momento, especialmente sorprendente y fuera de lugar. 


Tanto, que el novelista Irving Wallace la incluyó en su libro “Los disconformes”, una colección de ensayos sobre diversas figuras discordantes en la historia norteamericana, entre las que podemos encontrar a Dix rodeada de una mujer que negaba la existencia de Shakespeare y un caballero que se proclamó emperador de los Estados Unidos y que en su momento inspiraría a René Goscinny en “El emperador Smith”.






La principal contribución de Dix fue un discurso lleno de indignación apasionada con el que denunció ante los legisladores de su estado de Massachusetts en 1843 las deplorables condiciones de atención a los enfermos mentales indigentes (Memorial to the Legislature of Massachusetts). El documento pasa por haber tenido un papel esencial en el desarrollo de la red de centros psiquiátricos en los EEUU que, a pesar de sus deficiencias, representaron en su momento todo un avance en la atención digna a las personas con enfermedades mentales.

Juan Medrano
Bilbao

Artículo comentado.- 

Trevor Jackson en BMJ: Doctors on the record

Trevor Jackson propone no sin cierto grado de sorna... ¿qué ocurriría si un paciente nos pidiera grabar la entrevista médica con su teléfono inteligente?... ¿Acaso no les pedimos nostros desde hace muchos años grabar los encuentros para posteriormente estudiarlos con diferentes finalidades?  Por lo visto en algunas partes del mundo ya son decenes, quizás millares, los lifeloggers, esa suerte de “miralotodo” que con microcámaras ocultas, (un ojal, unas gafas), toman algunas fotos cada hora o filman escenas de su vida cotidiana, en una suerte de diario digital....    ¿Qué ocurriria si detectáramos en nuestra consulta uno de esos lifeloggers?

Una de las experiencias más novedosas que me han sucedido a lo largo de mi trayectoria profesional, 45 años desde mi primer contacto con la medicina, ha sido ser grabado y grabar en la consulta médico-paciente. Esto ocurrió a finales de los años ochenta cuando conocí a  los profesionales que constituían el Grupo Comunicación & Salud. Necesité muy poco tiempo para darme cuenta de la gran potencia docente y crítica de esta técnica incorporada al proceso de aprendizaje profesional.
Tres razones me fueron suficientes para adoptar esta buena técnica de aprendizaje: la visualización real de la actuación profesional-paciente, la posibilidad ofrecida para una reflexión sobre lo que uno  sabe y lo que ignora y, por último, la oportunidad que ofrece para corregir conductas.
Durante algún tiempo estuve en la creencia de que esta técnica era muy importante para poder construir nuestro perfil de entrevistador y, sobre todo, entender y comprender al paciente en sus aspectos más ignorados y desapercibidos a nuestra percepción dentro de la interacción médico-paciente (comunicación no verbal, ambiente, entorno, situación, gestos, modales, paralenguaje....), después me fui dando cuenta de la importancia de esta técnica para tener conciencia de nuestro acerbo científico y, sobre todo, de su importancia para desarrollar la capacidad y la pericia profesional en el proceso de transmitir conocimiento. Ocurre, a veces con más frecuencia de la deseada, que profesionales a los que se les supone un "gran" conocimiento científico, son incapaces de transmitir esa sabiduría al paciente.
La perspectiva que presenta el editor Trevor Jackson sobre la historia que expone Glyn Elwyn de que un paciente pueda solicitar a su médico grabar la consulta, incluso la posibilidad de ser grabados sin nuestro consentimiento, cosa que según relata ya han hecho algunos pacientes, me parece muy interesante y si esto llegara a suceder con anuencia (autorización), de los estamentos pertinentes de la sociedad, pienso que sería un estímulo de aprendizaje y formación profesional muy potente además de una mejora significativa, desde todos los puntos de vista, en los resultados de nuestra actividad con miras al paciente.  Aunque no niego que podria sentirme incómodo si la publicara en una red social...

Fernando Orozco
Zaragoza

Vídeo recomendado.-

http://www.youtube.com/watch?v=UOAWgcrs_Fs&feature=youtu.be

La encrucijada de un Servicio Nacional de Salud exitoso que no puede financiarse... ¿necesita reformas de calado?, ¿por dónde enfocar dichas reformas? Líderes de la Sanidad Española nos aproximan a enfoques diferentes pero que coinciden en lo esencial: la salud es demasiado importante para jugar con ella.