BLOG LÍDER EN HUMANIDADES MEDICAS Y FILOSOFIA DE LA MEDICINA.- FUNDACION LETAMENDI- FORNS, FUNDACION IATRÓS Comité Editorial: José Lázaro, Francesc Borrell. Editores de àrea:Juan Carlos Hernández Clemente. Mabel Marijuan Angulo. Director del blog: F. Borrell Carrió; Secretario de Redacción: Juan Medrano Albeniz.

BOLETÍN IATROS ISSN 2014-1556

Este Boletín tiene por objetivo difundir y compartir comentarios de libros y artículos en Humanidades Médicas y Filosofía de la Medicina y difundir las actividades de la Fundación Letamendi Forns y Fundación Iatrós.

BOLETIN IATROS, Octubre 2019.

CIRCULO DE CIBERLECTURA

INDICE.-
Noticias.-  XIV Congreso Internacional de Bioética.
Comentario de libros.-  Bioética mínima. Florescència.
Webs de interés.-  FronterasCTR 
Artículo comentado.-    Form and Function in Human Song
Vídeo recomendado.-  Robots a la carta.
------------------------------------------------------------------------
Noticias.- 

XIV Congreso Internacional de Bioética. 3-5 Octubre Madrid. Hotel Rafael Atocha.
Ver programa:

Comentario de libros.-

Gracia D. Bioética mínima. Ed. Triacastela, Madrid 2019.



El libro que nos presenta  Diego Gracia se puede enmarcar dentro de los llamados libros teórico-prácticos, pues en él, además, de exponer con una evidente claridad cuestiones teóricas, no fáciles, como puede ser la experiencia moral propia de todo ser humano, nos enseña el método para que la toma de decisiones morales sea lo más prudente posible a través de la deliberación. Y los ejemplos que toma para ello son complejos, tanto como analizar la toma de decisiones morales en el principio de la vida, concretamente en el caso de la interrupción voluntaria del embarazo y  en el final de la vida, concretamente en la adecuación del esfuerzo terapéutico ante enfermedades agudas muy graves y sobre el suicidio asistido y la eutanasia en enfermedades crónicas.
El autor empieza analizando la experiencia moral de todo ser humano, que asocia al fenómeno del deber , el cual se nos presenta como universal, irreductible y originario y al que nos sentimos obligados, pues el ser humano está obligado a hacerse  a sí mismo proyectando sus actos, y esta proyección siempre tiene lugar en el futuro. Pero a la vez que está obligado a proyectar sus actos en busca de un fin, es el único ser al que se le pide, y se pide a sí mismo, responsabilidad sobre la realización de dicho proyecto. Un proyecto que no es otra cosa que la consecución de unos fines. Luego el fenómeno moral, siempre siguiendo al autor, tiene dos momentos indisociables, el proyecto vital que todo ser humano está obligado a realizar  y la asunción  de responsabilidades antes sí mismo, ante su conciencia y ante los demás de los resultados de dicho proyecto. Algo parecido a lo ya dicho en la Apología de Sócrates (Platón): “Una vida no examinada, no merece la pena ser vivida”.
En palabras del propio autor: “La experiencia moral es la experiencia de la obligación o del deber. Todo ser humano cree que debe. Podría diferir respecto de otro ser humano en el contenido, en lo que cree que debe. Pero aquí nos hemos ocupado del análisis de la estructura formal, es decir, del carácter debitorio de la realidad humana”.
Ahora bien, los proyectos humanos que debemos realizar o que estamos obligados a realizar tienen una estructura  que consta de tres momentos inseparables: “el cognitivo o intelectual, el evaluativo o emocional y el volitivo o práctico, […] cada uno de los cuales recibe un nombre específico que en el primer caso es el de hecho, en el segundo el de valor y en el tercero el de deber.  En todo proyecto se dan los tres: este parte necesariamente de unos hechos, vuelca sobre ellos juicios de valor y, finalmente delibera sobre lo que debe o no llevar a cabo. Ni que decir tiene que el momento específicamente moral es el tercero”.
El autor sigue explicando que la ética es el estudio del deber, por tanto, del tercer momento del proyecto, pero el deber consiste en la realización de valores, o dicho de otro modo, en añadir valor a los propios hechos, es decir, a la realidad. Este es el punto, en la realización de los valores a los que estamos obligados, es decir, lo que debemos hacer para conseguir los fines de nuestro proyecto, donde se unen la axiología (mundo de los valores) y la ética (mundo de los deberes). Pero la clave de la ética, o la obligación moral, está no en jerarquizar los valores sino en intentar promover todos los valores en juego o al menos lesionar lo menos posible alguno de los valores que entren en el juego de la toma de decisiones del tercer momento: ¿cuáles debo realizar? Pues es sabido que en algunas ocasiones nos encontraremos con un conflicto entre los valores a promover o al menos de no dañar, este conflicto de valores es lo que en ocasiones se puede entender como un problema moral.
El método que Diego Gracia propone para la resolución del conflicto de valores cuando estos se dan, es  el método deliberativo. “Y nos dice que la deliberación no es un método exclusivo de la ética, sino, según Aristóteles de toda la racionalidad práctica. Siempre que se trata de tomar decisiones, tanto técnicas como éticas, habrá que acudir a la deliberación”.
El proceso deliberativo se inicia con una deliberación sobre los hechos, reduciendo su incertidumbre hasta límites prudentes o razonables, nos dice el autor. Para, a continuación deliberar sobre los valores que se soportan en los hechos analizados y tras ello se deliberará sobre los deberes, es decir, sobre que decisiones tomar  a la vista del análisis de hechos y valores previos. En la deliberación moral o propia del tercer momento del proyecto, se hace obligatorio añadir  el análisis de las circunstancias  en que vaya a tomarse la decisión, así como, la previsión de las consecuencias que se puedan derivar de la decisión tomada. Además hemos de añadir que de todas las posibles decisiones a tomar, llamados cursos intermedios de acción, debemos optar por la óptima. Siendo ésta la que mejor promueva los valores enfrentados o al menos la que menos dañe dichos valores.
Este análisis que someramente venimos describiendo el autor lo analiza de forma práctica en los casos complejos antes reseñados.
Por ejemplo, en el caso de la interrupción voluntaria del embarazo comienza el proceso deliberativo, como no puede ser de otra forma, por los hechos y muy concretamente por los hechos biológicos sobre los cuales siempre está presente la pregunta sobre el inicio y el final de la propia vida humana, pues de lo que no cabe duda es sobre la existencia de una realidad biológica con  ADN de la especie humana,  pero ahí entran las controversias entre preformacionistas y epigenetistas. El autor nos dice que de todas esas controversias (hechos biológicos) “cabe concluir que los genes son condición necesaria de aparición de un ser vivo, pero no condición suficiente […] La constitución se alcanza tras un proceso constituyente. A lo largo de ese proceso va constituyéndose un ser biológico, que no comienza ya constituido”.
Pero los hechos biológicos distan mucho de ser los únicos relevantes en la cuestión del aborto, “tan importante como ellos son los de carácter económico y social”, también los hechos que califica como culturales asociados a la cultura del bienestar (cada vez es más difícil aceptar contingencias que puedan alterar los planes de vida), o hechos propios de una sociedad secularizada como la libertad o la autonomía en la toma de decisiones propias.
En fin, como vemos tras analizar los hechos, analiza los valores que se soportan en los hechos: valor vida del embrión, por una parte y la vida, salud física o mental de la madre, sus condiciones socioeconómicas, el bienestar, el proyecto vital, su autonomía y libertad entendidas como valores individuales.  Y todo ello no olvidemos que surge en una mujer concreta.
Por último, a la hora de tomar la decisión óptima, es decir, aquello que se debe o no hacer se tendrá siempre en cuenta las circunstancias del caso concreto y las consecuencias que se deriven de dicha decisión. Pero antes de llegar a la decisión óptima habrá que analizar los diferentes cursos intermedios de acción que se le pueden ofrecer a la mujer que tiene el problema moral.
Del mismo modo que nos expone el procedimiento deliberativo para la interrupción voluntaria del embarazo, nos ofrece las complejas deliberaciones, sobre hechos, valores y deberes, en la toma de decisiones al final de la vida, muy concretamente, en la adecuación del esfuerzo terapéutico, el suicidio asistido y la eutanasia.
Por último, referir que todo el libro está impregnado de un conocimiento filosófico que arranca en la Grecia clásica y acaba en nuestros días y que constituye un importante soporte teórico a las afirmaciones y toma de decisiones del autor en temas de gran complejidad en nuestra sociedad.

Juan Carlos Hernández Clemente
Madrid, 2019.

Kopano Matlwa. Florescència. Ed Sembra. València 2018.


Quizás ustedes hayan leído el Árbol de la Ciencia de Pio Baroja. Recordarán las aventuras de un joven estudiante de medicina que detesta a sus congéneres, quizás como reacción a un reto de empatía para el que no se encontraba preparado…  La novela de Pio Baroja tiene un fondo misantrópico de tipo nietzscheano, es decir, el protagonista divide a las personas en vulgares o con algún tipo de valor que las distingue. Un mal andamiaje para un joven médico que deberá contactar con la miseria humana y reconocer la dignidad que esconde la pobreza. Así le va al protagonista, -Andrés Hurtado, tras el que sospechamos está el mismo Pio Baroja-,  un personaje provisto de mucha sensibilidad pero (mal) educado en el culto a lo selecto.

Otrosí con la novela -y película- “La malaldie du Sacks”. Se trata en esta ocasión de un médico rural que también detesta a parte de sus pacientes, aunque -a diferencia de Hurtado- es capaz de sentir compasión por la mayoría. También aquí se nos presenta un médico dotado de una alta sensibilidad, capaz de conducir esta sensibilidad hacia una empatía constructiva, pero con grietas que le hacen vulnerable a la crispación.  El Dr Sacks desenvaina la espada justiciera ante pacientes a los que considera “malos de verdad”, y se permite estallar con violencia verbal. También se nos muestra un médico que encalla con pacientes quejosos, demandantes, sin percibir toda la fragilidad que denotan estas conductas.

Sacks y Hurtado padecen una misma enfermedad. Ambos están dotados de una sensibilidad emocional que fácilmente condiciona también una alta sensibilidad moral, (porque a fin de cuentas la sensibilidad emocional es el sustrato de la moral). Y ambos no han sabido educarla. O la han educado mal.
Kopano Matlwa

Kopano Matlwa nos ofrece en Florescència un caso quizás algo mas complejo.  Nos describe en primera persona la experiencia de una residente sudafricana en un Hospital de este país. Y descubrimos a una mujer frágil, que oscila entre la frialdad emocional y una extrema sensibilidad. Una mujer que llega a odiarse por no dar más al paciente, pero que a la vez se bloquea ante el dolor ajeno.
Los vericuetos de Machesaba (asi se llama la protagonista) darían para una tesis de inspiración psicoanalista: ¿hasta qué punto describe la frustración de toda una generación de jóvenes sudafricanos que lo esperaban todo del milagro Mandela? Esta generación se encuentran con Hospitales masificados y un país que apenas sostiene niveles de bienestar heredados de la generación precedente… Pero mas allá de una consideración material, resulta interesante constatar la falta de preparación emocional de los estudiantes de medicina. Como para hacer verdadero el aforismo de que “en todas partes cuecen habas”.  
En las páginas de la novela descubrimos una Sudáfrica xenófoba…. Y ustedes pensarán “¿de blancos contra negros o viceversa?”… Pues no, de negros contra negros, de negros sudafricanos contra negros emigrantes de países limítrofes. Ahí es donde la protagonista de la novela reacciona con un punto de heroicidad, y para el que pagará un alto precio…. Pero no vamos a ser spoilers. Quede ahí, para educadores o formadores de médicos, otra novela en que la misantropía, la alta sensibilidad emocional, y el andamiaje ideológico conforman un triángulo que incapacita a una joven para el ejercicio riguroso de la profesión sanitaria. Formar a médicos en conocimientos, sin formarlos en actitudes, es una enfermedad de las instituciones educativas de la mayor parte de países. Y las consecuencias son nefastas.

Francesc Borrell
Sant Pere de Ribes.

Webs de interés.- 


La revista electrónica FronterasCTR inicia su andadura en enero de 2017 con el objetivo de convertirse en uno de los canales de difusión de conocimiento de la Cátedra Francisco José Ayala de Ciencia, Tecnología y Religión de la Universidad Pontifica Comillas de Madrid.

 

Se trata de una revista con las siguientes áreas de interés:


Relaciones entre ciencia y religión
  • Origen y destino del Universo
  • Creación, evolución y destino
  • Providencia, libertad y salvación
  • Diálogo entre la ciencia y la religión
Nuevos lenguajes de la tecnología
  • Lenguaje científico y religioso
  • Lenguajes formales en la ciencia
  • Lenguaje y computación
  • Filosofía de la matemática
Cultura tecnológica, ética y teología
  • Origen y desarrollo de la ciencia moderna
  • Libertad humana y tecnología
  • Cultura tecnológica y tradiciones religiosas
Neurociencia y transhumanismo
  • Las relaciones entre mente y cerebro
  • Neurociencia, libertad y ética
  • Transhumanismo, singularidad y posthumanismo
  • Conciencia, espiritualidad e identidad humana
Ciencia, tecnología y ética social
  • Desarrollo científico-técnico y desarrollo humano
  • Ciencia, ética y política
  • Retos de las nuevas tecnologías ante la desigualdad y la justicia social
  • Crisis medioambiental: ciencia y ética

Estamos en presencia, por consiguiente, de una revista de cariz religioso que sitúa en primera línia de interès el debate entre religión y ciencia, religión y filosofía. Como un ejemplo vale mas que mil palabras no fijamos en el siguiente artículo:

¿Puede la neuroética sustituir a la ética filosófica? De Josep Corcó, accesible en:



El autor tiene una mirada crítica a la proliferación de lo “neuro”. Nos advierte que:

“El término neuroética tiene dos acepciones. La primera se refiere a la ética de la neurociencia: esta acepción haría de la neuroética una rama más de la bioética. Pero la otra acepción es la que nos interesa aquí: la neurociencia de la ética, es decir, los conocimientos que el desarrollo de la neurociencia puede aportar en la búsqueda de las bases cerebrales del comportamiento ético de los seres humanos.”
A continuación distingue tres acepciones en relación a la búsqueda de estas bases biológicas de la conducta ética:
*los neuroreduccionistas,  piensan que la neurociencia debe sustituir a la ética porque de alguna manera (con matizaciones en las que no vamos a entrar), la mente humana e incluso el ser humano se identifica con el cerebro.
*los neuroescépticos, que mantienen la tesis de que la neurociencia no puede aportar nada especialmente relevante a la ética normativa, ya que el comportamiento ético es una propiedad distintiva del ser humano que no puede fundamentarse científicamente.
*los neurocríticos piensan que la ética no puede ser subsumida por la neurociencia, pero tampoco descartan que los avances en neurociencia se tengan que tener en cuenta en el ámbito ético.
Para nuestro autor el debate puede subsumirse en otro mas global:  ¿puede la ciencia sustituir a la filosofía? A lo que responde: “ciencia y filosofía son dos formas de conocimiento humano que tienen objetivos y metodologías distintas, que nos permiten acceder a distintas facetas del mundo real, y que pueden encontrar aspectos de diálogo que les permitan reconocerse como conocimientos complementarios y mutuamente implicados. En el mundo contemporáneo, la ciencia necesita de la filosofía para comprenderse a sí misma, y la filosofía necesita de la ciencia para comprender el mundo”.
Y tras una discusión mas profunda sobre esta cuestión acaba el artículo con una cita magnífica de Gould:
 “La ciencia no puede decir nada sobre la moralidad de la moral. Es decir, el descubrimiento potencial por los antropólogos de que el asesinato, el infanticidio, el genocidio y la xenofobia pueden haber caracterizado a muchas sociedades humanas, pueden haber surgido de preferencias en determinadas situaciones sociales, e incluso que pueden haber sido beneficiosos en determinados contextos, no ofrece en absoluto ningún apoyo para la proposición moral de que debiéramos comportarnos de aquella manera”.
A lo que apostilla Corcó: “Sin embargo, aunque la ciencia no pueda decir nada sobre la moralidad de la moral, la neurociencia nos puede aportar interesantes conocimientos que hay que tener en cuenta a la hora de una correcta comprensión del comportamiento moral humano. A su vez, estos conocimientos neurocientíficos necesitan un marco de interpretación ético que sólo la filosofía puede proporcionar”. 

Artículo comentado.- 
Form and Function in Human Song
Samuel A. Mehr; Manvir Singh. Current Biology Feb 05, 2018 Vol. 28, Iss. 3




SUMARIO:  • Personas de 60 países escucharon canciones de 86 entornos culturales minoritarios. Estas personas infirieron con éxito las funciones de la canción basándose solo en la función que podía tener esta canción, (por ejemplo, calmar a un bebé). Los autores concluyen que las canciones desencadenan de manera transcultural precepciones similares sobre su función.

Los humanos usamos  la música, (y de manera mas concreta las canciones),  para una variedad de funciones sociales: cantamos para acompañar el baile, para calmar a los bebés, para curar enfermedades, para comunicar amor, etc. Los autores de este trabajo demuestran que la música vocal exhibe relaciones de forma-función recurrentes, distintas e interculturalmente robustas, hasta el punto de  que los oyentes de todo el mundo pueden detectar estas similitudes. En el Experimento 1, los usuarios de Internet (n = 750) en 60 países escucharon breves extractos de canciones, calificando la función de cada canción en seis dimensiones (por ejemplo, "suele calmar a un bebé"). 

Para realizar este experimento se extrajeron extractos de una muestra pseudoaleatoria estratificada geográficamente de canciones de baile, canciones de cuna, canciones de curación y canciones de amor grabadas en 86 entornos culturales de tipo minoritario, incluidos entornos de cazadores-recolectores, pastores y agricultores de subsistencia.  A pesar de la falta de familiaridad de los participantes con estos entornos culturales, y que la duración de las grabaciones era de solo 14 segundos, los participantes realizaron inferencias precisas. En el  Experimento 2, los usuarios de Internet (n = 1,000) de los Estados Unidos e India calificaron tres características contextuales (por ejemplo, género del cantante) y siete características musicales (por ejemplo, complejidad melódica) de cada extracto. También en esta ocasión los participantes tuvieron un alto grado de coincidencia. Estos hallazgos son consistentes con la existencia de vínculos universales entre forma y función en la música vocal.

Pablo Oliveras.
Murcia.

Vídeo recomendado.-

Robots a la carta.-  Nos vamos a un mundo donde los robots harán cosas bastante increíbles: limpiar nuestras casas pero también los fondos marinos, cuidar de nuestros niños y otras personas con alta dependencia, conducir coches, etc. Pero para que eso ocurra se precisa no solo que se puedan pagar, sino que el usuario tenga conocimientos de programación y de ordenadores. Por consiguiente, entramos en una fase de culturización de grandes masas de población en una sociedad que tiene tasas altas de abandono escolar…. Quizás una manera de motivar a los futuros usuarios sea que los robots entren en las aulas escolares, tal como nos propone Daniela Rus en este vídeo.

La Redacción.-




BOLETIN IATROS, SEPTIEMBRE 2019.

CIRCULO DE CIBERLECTURA



INDICE.-
Noticias.-  Folia Humanística 12.-
Comentario de libros.-  José Antonio Marina. El bosque pedagógico y cómo salir de él. Ariel. Barna 2017. Parga Carmen. Antes que sea tarde. Compañía literaria. Madrid. 1996.
Webs de interés.-  El Escéptico digital.-
Artículo comentado.-      Los servicios sanitarios de las CCAA. Informe 2018.  
Video de interés.-  La importancia de dormir bien….
------------------------------------------------------------------------

Noticias.- 

En el último número de Folia Humanística (nº 12) encontrarás
COMPRENSIÓN Y REPARACIÓN: POR UNA FILOSOFÍA DEL CUIDADO Y DEL DAÑO de  MARINA GARCÉS  Síntesis: una visión desde la ética filosófica del arte de cuidar a las personas.
DESCUBRIENDO LA IMPORTANCIA ÉTICA DEL CUIDADO, de  MONTSERRAT BUSQUETS  SURRIBAS Síntesis: el cuidado de personas desde la mirada de enfermería y una perspectiva de género.
FÁRMACO-CONTAMINACIÓN: UN PROBLEMA DE GRAN ACTUALIDAD, de JUAN MEDRANO  Síntesis: los psicofármacos, un gran peligro para el medio ambiente.
EL TENDÓN DE AQUILES de PEDRO ISAAC BARREIRO CHANCAY Síntesis: una página biográfica de este importante médico escritor ecuatoriano.
Accesible en open Access en:

Comentario de libros.-

José Antonio Marina. El bosque pedagógico y cómo salir de él. Ariel. Barna 2017.

José Antonio Marina (JAM) es un filósofo que se ha especializado primero en filosofía de la psicología (recordemos sus primeros libros sobre inteligencia, el concepto de conciencia, emociones, sentimientos…), y ahora en filosofía de la pedagogía. Esta manera de enfocar la filosofía resulta atractiva porque subraya el papel que puede jugar esta disciplina en el mundo actual. En efecto, el filósofo poco puede aportar desde el “pensamiento puro”, y sí, en cambio, cuando reflexiona y da sentido a los descubrimientos empíricos. Lo que en algún momento histórico se llamó con cierto menosprecio “filosofías aplicadas”, resultan hoy el ariete mas interesante del pensamiento filosófico contemporáneo.

En el libro que hoy comentamos JAM se propone poner algo de orden a una multitud de tendencias pedagógicas que denomina “el bosque pedagógico”. Para ello propone echar mano de la filosofía de la pedagogía como instancia ordenadora de conceptos y valores. Personalmente pondría en duda la definición que ofrece JAM de “filosofía”, a saber “una ciencia que se encarga: a) de conocer el funcionamiento, las posibilidades y los límites de la inteligencia humana; b) de comprender sus creaciones (de aquí que haya filosofía de la ciencia, de las matemáticas, del derecho o de la educación); c) de establecer criterios de evaluación sobre ellas; y d) de fomentar el pensamiento crítico” (pág. 26). Y concluye: solo la elaboración de una FILOSOFIA como ciencia estricta y rigurosa -como superadora de las filosofías subjetivas- permitirá orientarse en el bosque pedagógico” (pág 28).
Este punto de partida es francamente desconcertante. Confundir filosofía y ciencia parece inaudito en un autor de referencia como es JAM. Sírvanos de argumentario el libro (colectivo) de Overgaard S (An introduction to Metaphilosophy, Cambridge 2013), donde se desarrolla en profundidad el concepto de filosofía versus ciencia.

Sin embargo, no por ello debe desanimarse el lector, puesto que JAM desarrolla un rico y documentado mapa de las tendencias pedagógicas pasadas y presentes, incluidas aquellas que podemos denominar “antipedagógías”. Y las llamadas que realiza a la FILOSOFIA (en mayúsculas) para dirimir conceptos o dilemas son por lo general muy atinadas.

El punto de partida: dos paradigmas.-

Entiende JAM por educación “al aprendizaje intencionalmente dirigido a una meta” (pág 30), y que amplia el aprendizaje social al que todos estamos permanentemente expuestos. La educación es siempre expresión de un entorno cultural, y como tal, se nutre para bien o para mal de prejuicios e ideologías (en el doble sentido de dogmas y de maneras de interpretar el mundo).No resulta nada fácil detectar donde empiezan y donde acaban los prejuicios, y para ello analiza el caso de la enseñanza mixta o por separación de sexos.(pág 37). Se precisa mas investigación relativa a las bondades o penurias de opciones tan radicales como separar o no separar a los chicos y chicas, pero se precisa también hacer caso a los resultados, aunque contradigan nuestros prejuicios.

Para cartografiar el bosque pedagógico JAM usa el bisturí  y separa las diferentes corrientes en dos grandes grupos: el paradigma tradicional y el nuevo paradigma (pág 44). El primero centrado en los contenidos a enseñar, enfatiza el aprendizaje por transmisión, es directivo, refuerza la memoria…. En tanto el “nuevo” se centra en el aprender lo que el alumno sienta la necesidad y la motivación para hacerlo, enfatiza los procesos mas que los contenidos, la cooperación de equipo, la creatividad…

JAM se posiciona en un terreno medio. Detecta una serie de grietas en el paradigma nuevo, entre otros:

-los niños no están preparados para ser autónomos. La autonomía es producto de la complejidad, una complejidad que irán adquiriendo. Por dicha razón el docente no deja de dirigir el aprendizaje de sus alumnos, solo que lo hace sin que se note (pág 49).Para ser libres hay que primero aprender a obedecer (pág 106).
-la permisividad del “nuevo paradigma”  disuade a los padres de hacer cumplir una disciplina coherente en el hogar (pag 53), y “desproveen a las aulas de retos intelectuales y estándares rigurosos”. Al apelar a la autoestima del alumno se deja de lado el orgullo por la tarea bien hecha, lo que puede conducir al niño a una mayor vulnerabilidad y a un cierto ensimismamiento narcisista.
-Se suele tener una idea banal de la memoria, y se contrapone a una enseñanza “de comprensión”. Sin embargo, la memoria lo es todo, es la manera de hablar, de afrontar un reto, de formar los hábitos que configuran nuestra personalidad.

Cultura, sociedad.-

Ahora bien, nuestro cerebro es social, y las herramientas que recibimos a lo largo de nuestra evolución como personas potencian o limitan nuestra capacidad de aprendizaje. De forma mas trivial yo añadiría lo importante que resulta el hecho de que se valore el aprendizaje en el medio familiar, que los padres apoyen y estimulen a los niños en esta tarea. Y para ello, (añado de mi cosecha), enseñar a los niños a focalizar la atención en períodos de tiempo cada vez mayores, exige una gran dosis de dedicación… (sospecho en este punto que JAM no debe tener hijos, pues de lo contrario lo mencionaría). Pero lo que sid estacan los autores del libro que comentamos es que España va a la cola en cuanto a reflexionar e implicar a las familias en las tareas de aprendizaje.
Desde una perspectiva mas filosófica JAM se pregunta: “podemos hacer lo que queramos pero, ¿podemos querer lo que queremos?” (pag 107). No apunta directamente a una respuesta pero proporciona el camino al afirmar que: “la libertad no es un hecho natural, sino un fruto de la cultura y, por lo tanto, de la educación” (pag 108). En otras palabras, vamos a querer lo que habremos aprendido como posibilidades de vida, lo que en general nos habrán enseñado o mostrado otras personas. Quizás a lo largo de toda una vida descubriremos nuevas querencias, pero serán pocas. En general imitaremos viejas querencias heredadas en el ambiente familiar, social o escolar.

El entorno que educa (o deseduca).-

JAM examina varios aspectos relativos al entorno y el aprendizaje. Por un lado parte de la idea de que son las personas las que aprenden y no un ente abstracto llamado “equipo” o “institución”. Sin embargo, la institución crea unos patrones y unas normas que son fruto de la experiencia y de que se ha llegado a cierto consenso. La escuela puede ser una “unidad de cambio” si logra aprender como colectivo, es decir (pág 110), si tiene un proyecto, una base de conocimientos compartida, se toman decisiones de manera colectiva, se evalúan los progresos y todo ello desemboca en una mejora del servicio.

Una escuela que aprende tiene tres niveles: la clase, la escuela y la comunidad. Este último nivel, la comunidad, le hace hablar de la escuela como “hub” que provee servicios que van mas allá de los niños que atiende. Y extrapolando la idea al conjunto de la ciudadanía, plantea el proyecto de Ciudades con Talento y la experiencia de “Hume Global Learning Village”.

Los entornos de aprendizaje van por consiguiente desde estos escenarios macro, el aula escolar y al propio entorno íntimo. Las herramientas informáticas han producido un cambio cualitativo en este entorno personal de aprendizaje, proporcionando herramientas  de acceso a la información, de edición y de interacción con otras personas.
Pero aparte del entorno también hay que considerar las situaciones proclive al aprendizaje (pág 125). El maestro deviene “diseñador de la espontaneidad del alumno”, ( y coach, añadiríamos). La familia es uno de estos entornos donde el niño no deja nunca de aprender, por lo que la escuela debería preparar o aconsejar o incluso intervenir en lo que se transmite en dicho entorno como actitudes y valores.

Cómo enseñar.-

“El mayor enemigo del aprendizaje es un maestro que no para de hablar”. Gran cita (pág 184) con la que inicia una reflexión sobre técnicas didácticas. Una constante a lo largo del libro es la insistencia de JAM en el sentido de que el maestro debe ser muy consciente de las posibilidades que tiene el alumno de aprender en función de las características psicológicas de cada cual, pero particularmente de la gestión que haga de la memoria.  Lástima que no se profundice mas sobre este tema. También desmiente las teoría motivacionales por las que nos e puede aprender si uno no está suficientemente motivado. La profesionalidad (y el alumno debe ser un profesional del aprendizaje, añado yo), consiste en hacer lo que debemos hacer incluso los días en que no tenemos ganas de hacerlas (pag. 189).  Existirían una motivación “de segundo grado” en la que hacemos lo que debemos hacer sencillamente porque toca hacerlo, y obtenemos cierta recompensa por el hecho de esforzamos, (aunque esta recompensa no sea inmediata).
Distingue entre recursos, estrategias y técnicas. Como recursos didácticos menciona:
-Organizar el entorno de manera adecuada para facilitar el aprendizaje.
-Premiar o sancionar, (su eficacia está fuera de dudas pero hay que saber cómo aplicarlos y sus límites).
-El cambio de creencia.
-El cambio de deseos o sentimientos.
-El razonamiento
-La repetición y el hábito.
En cuanto a estrategias el profesor debe planificar los contenidos y adaptarlos a cada alumno. Es una lástima en este punto que JAM no entre a considerar toda la metodología tan en boga de “programación” escolar. Esta metodología está en la cresta de la ola del discurso escolar actual, hasta el punto de que constituye una prueba básica en las oposiciones a maestros. Este punto queda por consiguiente muy pobremente desarrollado en el libro que comentamos.
En relación a las técnicas didácticas  las divide en dos grupos, las dirigidas al profesor y las dirigidas a los alumnos. Pero a partir de aquí el libro es algo confuso. Por un lado parece distinguir entre técnicas de exposición directa, las práctica auténticas, entre las que incluye el aprendizaje por proyectos, ejercicios, simulaciones…, y la gamificación. Pero añade una clasificación de las técnicas según diferentes modelos pedagógicos, que son a su entender:
-Teoría procesamiento de la información
-Técnicas conductistas
-Técnicas cognitivo-conductuales
-Técnicas para fomentar la motivación intrínseca
-Técnicas para conseguir un entorno educativamente eficiente
-Técnicas para construir una aula multicultural
-Técnicas de psicología cognitiva
-Técnica para favorecer el aprendizaje colaborativo.
Una simple lectura de esta taxonomía puede apreciar repeticiones y un batiburrillo conceptual que hace poco comprensible esta clasificación. Pero además para cada una de ellas menciona supuestas técnicas que no acaba el lector de identificar como tales (“fomentar el aprendizaje apropiadas al tema y edad de los alumnos”,  “definir el éxito como resultado del esfuerzo”, “comunicar optimiso”, etc), o segmenta lo que es una sola técnica, (por ejemplo, dar correctamente un feedback a un alumno), en sus partes, (que sea concreto, al momento, etc…). Uno tiene la impresión de que el autor de estas líneas no acaba de saber identificar lo que es una técnica didáctica, o no las sabe agrupar de manera comprensible para el lector.

Evaluar al centro,  alumno y al profesor.-

Importante tema evaluar al alumno, profesor y centro de enseñanza. El capítulo repasa una crítica al sistema PISA sin explicar los fundamentos de dicha evaluación y como ha evolucionado en el tiempo. Menciona también el programa INES de la OCDE sin entrar en detalles. Distingue entre evaluación formativa y la sumativa y menciona los criterios para planificar una buena evaluación (pág 216). Entre las herramientas de evaluación menciona la lista de control (o indicadores de logro dicotómicos), las escalas de evaluación (escalas graduadas), dianas (valoración conjunta de la clase sobre determinados temas), y rúbricas (criterios y niveles de calidad exigidos para una materia concreta). Finalmente menciona la utilidad del portafolio digital subrayando que debe seleccionar evidencias de logro de una determinada tarea, y ponderar sobre todo la reflexión que el alumno realiza de dicha tarea.
En conjunto un capítulo que debería ser de los mas importantes del libro pero que queda lejos de las expectativas de un profesor que quisiera ordenar ideas o apreciar nuevos enfoques.

Quién debe enseñar.-

Este capítulo tiene algo mas de interés. Subraya en primer lugar que pueden existir mayores diferencias entre profesores de la misma escuela que entre diferentes escuelas o centros educativos. Existe cierta minusvaloración de la tarea del directivo escolar, al que también llama en sentido mas amplio “líder escolar”, quizás por una “mal entendida democratización de la escuela” (pág 226). Diferente papel jugaría el coach educativo, que daría apoyo al profesor mientras éste realiza su tarea, mediante la observación y un feedback estructurado e inmediato a las conductas del profesor.
Aborda a continuación lo que pudiera ser la estructura de creencias del profesor. A tal efecto recoge la clasificación de Jerome Bruner distinguiendo:
-profesores que ven a los niños como aprendices imitativos.
-profesores que les ven como receptores pasivos y acríticos de información.
-profesores que les ven como pensadores, y como tales interactúan mediante el diálogo sobre su sistema de creencias.
-ven a los niños como conocedores, y no solo interactúan con ellos mediante un diálogo sino que destacan el componente de metacognición (lo que el propio niño piensa de sus creencias o conocimientos).

Las escuelas deberían tener un auténtico Chief Learning Officer (lo que en las escuelas sería en Jefe de Estudios) que promoviera un patrón de creencias compartido por todos los maestros en el sentido de empoderar a los alumnos, hacerles sentir exitosos, y asegurara que todos los profesores tienen afán por aprender y transmitir estos conocimientos, poseen una clara diea de como funciona la inteligencia humana, capacidad para planificar su materia y encontrar situaciones de aprendizaje, saber resolver conflictos y que los propios alumnos los resuelvan, y trabajar ene quipo con el resto del Claustro. También abrir la escuela a nuevas tecnologías, a la multiculturalidad y enfrentarse competentemente a los dilemas éticos.

Quizás para el lector apresurado la mejor parte del libro sea su Epílogo, a manera de resumen de los conceptos que defiende JAM.
Una primera reflexión es que la “buena” educación comparte espacio con la educación de la violencia y los prejuicios. El alumno está expuesto a todo tipo de influencias. Por ello no debemos dejar al azar importantes decisiones para planificar el avance de los alumnos. Las universidades deberían situar la Facultad de ciencias del Aprendizaje (su equivalente sería las facultades de pedagogía o de ciencias de la educación), en el centro del campus universitario, asesorando al resto de facultades e impulsando la innovación. Vuelve a insistir en el papel central que debería jugar en esta facultad la filosofía como ciencia de la inteligencia y del pensamiento crítico, algo que supondría una reforma profunda del currículo del filósofo, (que debería ser experto en alguna disciplina, por ejemplo matemáticas, física, biología, etc.).
A partir de estos supuestos propone el “paradigma ultramoderno” consistente en varios rasgos: comprender el carácter evolutivo de nuestras capacidades y nuestras creaciones; reconocer que vivimos en la interacción de múltiples redes, en las cuales podemos tener una actitud pasiva o activa; estas redes crean nuevas condiciones para descubrir ámbitos de conocimientos que ahora tan solo podemos sospechar, o para reinterpretar conocimientos antiguos, o incluso para crear nuevas condiciones para realizar nuevas investigaciones; ests redes y estas interacciones son muy ricas a condición de que la persona sepa usarlas, y para ello debe ser autónomo y capaz de pensar críticamente, lo cual es un acto de creatividad. Una persona así acumula mucho poder, 8en términos amplios), y por ello debe saberse regular mediante un discurso ético, una ética que aparece como una de las grandes creaciones de la inteligencia humana.

Conclusión crítica final.-

El libro se anuncia como la guía definitiva para orientarnos en el espeso bosque pedagógico. La buena noticia es que no es la guía definitiva, sino que esboza algunos conceptos con acierto, otros de manera mas dudosa, y sobre todo deja mucho espacio para que otros autores los sistematicen de manera distinta y quizás de manera también mas práctica. Pero vaya por delante mi recomendación de que es un libro interesante y que amerita una lectura, sobre todo por parte de los profesionales de la educación.
Hemos mencionado algunas carencias muy importantes en este libro, a la que ahora añadimos otra: se habla muy poco, casi nada, de la investigación en pedagogía, en lo que ha venido en denominarse “pedagogía basada en evidencias”, (para emular la “medicina basada en evidencias”). La falta de investigación y las dificultades para investigar en este campo bien merecerían un comentario filosófico.
Quizás lo mejor del libro es su bibliografía, bien escogida y donde no están todos los que son, pero sin duda son todos los que están.

Francesc Borrell
Sant Pere de Ribes
  
Parga Carmen. Antes que sea tarde. Compañía literaria. Madrid. 1996.

Hay libros que no tienen gran valor literario, pero sí un gran valor como testimonio biográfico. Y este sin duda lo tiene.
Carmen Parga fue una típica estudiante republicana que practicaba diferentes deportes en el Madrid del 36. Al estallar la guerra civil colaboró con las Juventudes Comunistas y desposó con Manuel Tagüeña(*), un comunista que ascendería a teniente coronel de la República. Ambos se exiliaron a la Unión Soviética una vez acabada la guerra. El libro que comentamos, (que desafortunadamente no vais a encontrar en las librerías ni tampoco en Amazon), describe los avatares de esta familia en un largo exilio en la Unión Soviética, Yugoslavia y Checoeslovaquia, para acabar felizmente en México. Posteriormente la autora  regresó a España. Carmen Parga falleció en su octava década de la vida, rodeada por nietos y biznietos. Por desgracia su marido, Tagüeña, falleció en México a los 58 años, víctima de un cáncer.

La historia que describe emociona, seduce y educa. Emociona la mujer que debe abrirse paso a mordiscos para alimentar a su hija recién nacida en la URSS, y que debe hacer frente a la pobreza extrema con todas sus habilidades de atleta, profesora de español y patronista, (gracias a sus habilidades con la lana alivia años terribles de carestía). Seduce la honestidad del personaje, que sabe leer la realidad por encima de su ideología y se mantiene firme en sus convicciones a pesar del clima de hipocresía que reinaba entre los comunistas españoles exiliados en la URSS. Una visión por cierto muy coherente con la que brinda Gregori Luri en “El cielo prometido”, y del que existe una reseña en este mismo blog. Educa a quienes pueden verse en circunstancias extremas de sufrimiento, la resolución con que afronta el trato injusto a los exiliados, o la capacidad de mejorar las propias condiciones de subsistencia.
 
El lector encontrará en estas páginas no solo lo que podríamos llamar “la intra-historia” de la historia “oficial”, sino también los miedos de aquellos comunistas que marcharon al mejor de los paraísos terrenales, la URSS, y se encontraron con todo un país encarcelado. Las páginas dedicadas a las purgas estalinistas -que a poco les afecta, a no ser por la muerte del propio Stalin- y el clima psicológico de dudas y traiciones en el exilio español no tienen desperdicio. Sin duda tiene interés histórico el perfil que traza de Ibarruri, Caridad Mercader, Pepe Diaz y su hijo Pepito, y otros muchos personajes históricos que ahora les vemos en su cotidianeidad, (y a veces en su ruindad, aunque también en su heroicidad).

La edición que leo tiene varios prólogos que no tienen desperdicio: Fernando Morán, Alfonso Guerra, y sus dos hijas, Carmen y Julia,  que anuncian una edición digital del libro que he sido incapaz de encontrar.

(*)  Testimonio de dos guerras. Manuel Tagüeña Lacorte. Planeta, 2005.

Pablo Oliveras
Murcia


Webs de interés.- 

El Escéptico digital.-

 La Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, afirma albergar “el mayor repositorio de documentación en castellano, gracias al trabajo de los socios y voluntarios que colaboran tanto en el mantenimiento de la página como en la generación de contenidos”.  El lector de estas páginas  encontrará estas secciones en el repositorio que comentamos:

Revista El Escéptico

Monografías

Documentos

Artículos


La verdad es que no hay muchos documentos en el repositorio, quizás unos 50 documentos. Desde mi punto de vista lo mas interesante es la Revista “El Escéptico”. Como muestra, abro el último número de Mayo del 19, y consulto diversos artículos. Son artículos breves pero algunos tienen bastante interés. Escojo un par para comentarlos:

1-   El aula como catalizador del pensamiento crítico   Esther Márquez Fernández y Carlos Moreno Borrallo Ágora International School Andorra

Los autores afirman que “fomentar y desarrollar el pensamiento crítico no puede hacerse en un día ni en un mes, ni tampoco en un año; necesitamos una vida entera.” Y el aula es un lugar ideal para que los alumnos se introduzcan en la metodología del pensamiento crítico…. ¿Por qué? Esta es su respuesta:

“¿Y por qué desde el aula? Porque es el ámbito propicio para la indagación, para el contraste de opiniones y estrategias, y porque los niños pasan ocho horas diarias en los colegios”.
 
Y ¿cómo?  Aprovechando cualquiera de las materias que cursan para hacer las preguntas idóneas… Ponen como ejemplos:

“Podemos comenzar desde las imágenes más cotidianas, como son las constantes noticias de facebook, twitter o instagram, siguiendo por el bombardeo publicitario y avanzando en la televisión y el cine. Son inputs muy potentes, porque los reconocen claramente y nunca se han parado a hacer un análisis de la información
que reciben de ellos:
● Si un champú se anuncia como pH neutro 5.5, ¿qué quiere decirnos? ¿Es este un pH neutro realmente? ¿Qué son las teorías de Arrhenius y BrönstedLowry?
● Si una sal se nos encarece en su precio por tener la etiqueta «NO MODIFICADA GENÉTICAMENTE», ¿compramos en libertad sin preguntarnos qué genoma hubiesen podido modificar en una sustancia inorgánica como el cloruro sódico?
● Si una médica reconvertida a escritora de éxito nos vende su libro de recetas contra el cáncer adu-ciendo los milagros de la alcalinidad de algunos alimentos, ¿no deberíamos preguntarnos cómo funciona nuestro organismo antes de lanzarnos a la salvación del jengibre o la cúrcuma? ¿No deberíamos conocer cómo se regula el pH del organismo?
● Y si nos cobran 40 euros por una sesión con imanes para equilibrar nuestros canales energéticos, ¿deberíamos preguntar al falso terapeuta que nos explique cómo el campo magnético empleado modifica la membrana celular para mejorar el intercambio iónico?”

Finalmente repasan de manera suscita lo que las diferentes asignaturas pueden aportar:

“La Filosofía, la esencia de la búsqueda de verdades, de la reflexión y el pensamiento en su más puro estado, tiene mucho que aportar a las nuevas generaciones donde el cuidado de la espiritualidad no puede convertirse en tiranía, abrazando cualquier ridícula invención «holístico-emocional». La Química, capaz de los cálculos más rigurosos, herencia de Antoine Lavoisier, ha de desenmascarar los conceptos de diluciones infinitas relacionados con potentes brebajes mágico-curativos por principios activos inexistentes. La Matemática, una disciplina que se rinde al pensamiento abstracto para llegar a desarrollarse en lo más concreto es un fuente inagotable de inmunidad ante la creencia, y una vacuna eficaz contra la irracionalidad. Sin dejar de lado la Biología capaz de explicar el comportamiento celular sin la necesidad de ideas peregrinas como la alcalinización alimentaria o el regreso al consumo de leche cruda y sus riesgos de infección. La Psicología, que como ciencia aporta terapias contrastadas y avaladas que no pueden admitir que cualquier desalmado sin conciencia pueda relacionar la enfermedad del cáncer con nuestras emociones, convirtiéndonos en culpables de nuestra propia enfermedad.”

En una línea similar me ha gustado otro artículo de la misma revista:

Cazando mitos en el aula Francisco Reyes Andrés Profesor de Secundaria. IES Gabriel Miró, Orihuela

En este caso el profesor propone a los alumnos verificar hasta qué punto puede ser cierto el aserto de que el hombre nunca llegó a la Luna. A tal efecto los alumnos realizan experimentos desmintiendo una por una las “pruebas” que dan pábulo a esta leyenda urbana.

Pablo Oliveras
Murcia

Artículo comentado.- 

Los servicios sanitarios de las CCAA. Informe 2018.  Federación Defensa Sanidad Pública.



Documento de la Federación para la Defensa de la Sanidad Pública, estos informes -tal como indican en la Federación- “se realizan con el objetivo de evaluar las diferencias en los sistemas sanitarios autonómicos presentes desde la finalización de las transferencias sanitarias a las CCAA en 2001 y poder analizar si el proceso de transferencias había incrementado estas diferencias y como habían cambiado estas (si lo hubieran hecho) con el paso del tiempo. Todo ello partiendo de la base de que una gran diferencia en los recursos y funcionamiento de los servicios sanitarios conllevaría de manera inevitable una desigualdad en el acceso a la protección de la salud lo que vulneraría un derecho constitucional”.
 
Debido a la extensión del Informe solo mencionaré algunos datos que me han parecido significativos.
En primer lugar lo que pudiera ser la “noticia” o “titular”: las CCAA peor y mejor situadas (figura 1, que por cierto fue la imagen que salió por TVE1). Desde luego aparecer en el furgón de cola no es plato de buen gusto, y quizás no sea tampoco justo. No olvidemos que tras el paraguas de “Sanidad Pública” se esconden prestaciones y servicios muy diferenciados: Atención Primaria, Hospitalaria, Pruebas Complementarias, Consulta a Especialistas, y Enfermería. Por no hablar de los socio-sanitarios. Una Comunidad Autónoma puede tener un excelente servicio de Atención Primaria y un pésimo acceso a pruebas complementarias, por ejemplo, y quedar en una posición muy baja del ránking….

Por otro lado la opinión ciudadana… Esta opinión está muy “intoxicada” por los medios de comunicación. Si ha habido huelgas, o críticas públicas o incluso un error médico “sonoro”, perjudica este parámetro. Mejor basarse en la opinión de ciudadanos que en el año de la encuesta han recibido algún tipo de atención sanitaria. Pero esto es lo que tenemos en este informe, y la conclusión que sacan es que : “el porcentaje de personas que señalan que el sistema sanitario funciona bien o bastante bien ha pasado del 73,88% en 2010 al 67,6% en 2017, o las personas que piensan que las listas de espera empeoraron el último año fue en 2009 el 13,10% y en 2017 el 29,3%)”.
El documento se divide en las siguientes secciones:

Financiación, recursos y funcionamiento
Política farmacéutica
Valoración de los ciudadanos
Listas de espera

Para cada apartado seleccionan una serie de indicadores. El ránking que aflora se aproxima mucho a las CCAA mejor y peor financiadas. Con servicios sanitarios deficientes (entre paréntesis los puntos obtenidos en escala 100): • Baleares: 72 • Galicia: 71 • Andalucía: 68 • Cantabria: 66 • Murcia: 66
Y  CCAA con peores servicios sanitarios : • Cataluña: 65 • Valencia: 63 • Canarias: 53

Hemos mencionado el tema de la financiación…. En la Tabla 1 reproducimos la financiación per cápita de las diferentes CCAA…. Diferencias que llegan casi a los 500 Euros por persona, entre las mejores y peores CCAA. En la Tabla 2 reproducimos el indicador de satisfacción, y finalmente en la Tabla 3 la accesibilidad. Un aspecto que subrayan estas tablas es que la comunidad con mas gasto en medicina privada es Cataluña, a lo que se suma unas listas de espera y un acceso limitado a pruebas complementarias. El cuadro que sale es el siguiente: dos ciudadanos se cruzan en la calle y tienen esta conversación:

-Me han dado para el especialista para dentro de 3 meses, imagínate.
-Yo me hice de una Mútua y tenga la visita casi de un dia para otro.
-Por fortuna el médico de familia me ha pedida un TAC urgente, que me harán en unos 45 dias…
-¡Uf! Pero esto es mucho, ¡a mi un TAC  me lo hacen de una semana para la otra!

Por mejor atención clínica que se proporcione en estas circunstancias, (incluso mejor en muchos casos de las que da una Mutua), el juicio de la ciudadanía será muy crítico con el SNS.

Tabla 1.- Financiación
 













Tabla 2.- Satisfacción















Tabla 3- Accesibilidad
 










Pablo Oliveras
Murcia 


Vídeo recomendado.-

Matt Walker   Sleep is your superpower

Dormir bien o dormir mal siempre es objeto de preocupación… El dormir no es un banco. No podemos acumular deudas y luego pretender saldarlas más adelante. Los seres humanos son la única especie que se priva del sueño de forma deliberada, sin razón aparente. La madre naturaleza, a lo largo de la evolución, nunca antes tuvo que afrontar el desafío de esto que llamamos privación del sueño. Por lo que nunca desarrolló una forma de solucionarla. Por eso cuando duermes poco, los efectos negativos se dan de forma muy rápida en el cerebro y en el cuerpo. La repercusión es amplia.... sobre la memoria, el envejecimiento, la salud mental, el sistema inmunologico, sistema cardiocirculatorio, tasa de suicidios, accidentes…
¿Y si no podemos conciliar el sueño?  Bueno, veamos lo que recomienda M Walker en el video que recomendamos…

La Redacción.-