BLOG LÍDER EN HUMANIDADES MEDICAS Y FILOSOFIA DE LA MEDICINA.- FUNDACION LETAMENDI- FORNS, FUNDACION IATRÓS Comité Editorial: José Lázaro, Francesc Borrell. Editores de àrea:Juan Carlos Hernández Clemente. Mabel Marijuan Angulo. Director del blog: F. Borrell Carrió; Secretario de Redacción: Juan Medrano Albeniz.

BOLETÍN IATROS ISSN 2014-1556

Este Boletín tiene por objetivo difundir y compartir comentarios de libros y artículos en Humanidades Médicas y Filosofía de la Medicina y difundir las actividades de la Fundación Letamendi Forns y Fundación Iatrós.
BOLETIN IATROS, JUNIO 2017 .

CIRCULO DE CIBERLECTURA

INDICE.-
Noticias.-  Perspectivas en Bioética; Bioética Complutense

Comentario de libros.-  Transhumanismo  Antonio Diéguez , Herder, Barna 2017.

Webs de interés.-  El síndrome de resignación y otras noticias.-
Obra de teatro.- Ivanov, de Chejov  , versión A. Rigola.   
Video recomendado.- Transhumanismo según J. Enriquez.

------------------------------------------------------------------------

Noticias.- 

CURSO: PERSPECTIVAS EN BIOÉTICA.- Universidad  de Verano de Teruel.  Universidad de Zaragoza  INSCRIPCIÓN EN EL CURSO   Enviar comunicación a raloren@unizar.es

Durante los días 3, 4 y 5 de Julio de 2017, se organiza el Curso “Perspectivas actuales en Bioética”, en el marco de los Cursos de Verano de la Universidad de Zaragoza, patrocinado por la Fundación Mindán Manero, y celebrado en el Centro Buñuel de Calanda (Teruel).

BOLETIN DE BIOÉTICA.- número 29 de la revista Bioética Complutense. Puedes encontrarlo en: https://www.ucm.es/mpsphc/bioetica-complutense

Comentario de libros.-

Transhumanismo  Antonio Diéguez , Herder, Barna 2017.  

 

 

¿Definitivamente la evolución natural de las especies, (y en concreto, de nuestra especie) pasa a manos de los genetistas? ¿Podemos volcar nuestra mente en un ordenador y conseguir la inmortalidad? ¿Estamos a punto de alumbrar una super-inteligencia que desplace a la inteligencia humana? 
A.Diéguez
Antonio DIéguez es catedrático de Filosofía de la Ciencia en la Universidad de Málaga, y ha sabido escribir un libro entretnido a la par que riguroso. No es fácil tratándose de un tema tan vidrioso como el transhumanismo... ¿una moda?
Transhumanismo sería el intento de mejorar la raza humana por medio de la tecnología o la biologia. En 1983 se difundió el “Manifiesto Transhumanista”, de Natasha Vita-More que en esencia proclamaba el derecho de cada persona a mejorar su inteligencia, longevidad, vitalidad, etc., por medios mecánicos o biológicos.  Otros autores apostaron por alcanzar una “singularidad”, es decir, un momento futuro en el que la Inteligencia Artificial (IA) supere la humana en todos los aspectos, y permita una transición de la especie humana a la inteligencia basada en el silicio. Tal parece como si algunos (o quizás bastantes) transhumanistas profesaran una religión que les promete la eternidad y poderes que ahora solo podemos soñar. He aquí, por ejemplo, las conclusiones de otro manifiesto, (blog de “singularity”):
Transhumanists of the world unite – we have immortality to gain and only biology to lose. Together, we can break through the chains of biology and transcend scarcity, sex, age, ethnicity, race, death and even time and space.
In short, transhumanists everywhere must support the revolutionary movement against death and the existing biological order of things. Transhumanists disdain to conceal their views and aims. They openly declare that their ends can be attained only by the overthrow of all existing biological limitations and, most of all, death.
Omega
Theillard de Chardin soñó con el punto omega, un momento futuro en que toda la Humanidad estaría conectada y en una suspensión temporal de la conciencia. Ahora parecería que este sueño está mas cerca que nunca.... Por un lado la tecnología, con ordenadores cuánticos mas potentes y avances en IA. Las prótesis cerebrales ya se están usando en pacientes con Alzheimer, para potenciar su memoria... ¿Por qué no emular el barco de Teseo? Recordarán que era un barco en que cada año se cambiaban suficientes tablas de madera como para que en 10 años todo el barco estuviera renovado. ¿No sería posible algo así para el ser humano? De esta manera transmutaríamos nuestra carne mortal por un soporte físico prácticamente inmortal y capaz de no se si decir “procrearse”, pero en todo caso “recrearse” en otros planetas. ¿Quizás transmutarnos en el monolito de 2001 Odisea del Espacio?


Diéguez les echa un buen jarro de agua fría a estas especulaciones… Por un lado suponer que un ordenador dotado de IA y con todo lo que contiene nuestra mente -(lo cual ya es mucho suponer)- equivale a ser “nosotros mismos”, va contra el sentido común. Imaginemos que una empresa realiza esta transferencia de persona a ordenador-robot, para luego destruir el cuerpo biológico del agraciado. Imaginemos que contratamos este servicio y todo va a pedir boca, pero en el tramo final, justo cuando ya hemos realizado la transferencia de nuestra mente al ordenador, hay un fallo eléctrico y no se destruye nuestro cuerpo biológico. Salimos de la habitación el robot y nosotros, pero el portero nos dice: “lo siento, usted ya no debería existir, usted ahora es este robot, por favor vuelva a la habitación y en breve procederemos a destruir su antiguo y viejo cuerpo”… ¿Aceptaríamos? (pág 103).

 

Lo mas probable es que no aceptáramos... Sin embargo admitimos con una ingenuidad exasperante dos afirmaciones que distan de ser lógicas: 1- que sea posible que un robot con IA supere nuestras capacidades creativas y… 2- que dotado de un inmenso poder sea la futura especie que nos reemplazará.

 

Mucho de lo que afirman los transhumanistas acerca la IA no deja de ser una antropormización de la IA. Los robots no tienen por qué tener nuestras motivaciones ni nuestras apetencias. Ni tampoco tienen por qué competir por nuestro ecosistema. Además postular que desapareceremos a manos de estos super-ordenadores, (a la manera que imaginó B Beckett en Génesis), no debería alegrarnos… ¿qué puede importarnos lo que vaya a ocurrir si perecemos como especie?, se pregunta Diéguez.

 

El autor disecciona con acierto los conceptos de type- type idenjtity versus token-token identity, asi como el concepto de identidad corporal, y cita como colofón una tesis doctoral curiosa: Pattie Maes investigó cuantas personas habían profetizado el volcado de la conciencia humana en un ordenador, y cuándo este volcado a su entender sería posible, así como su edad. Pues bien, sin que ellos se percataran anunciaban la buenanueva para cuando ellos mismos cumplieran la edad de 70 años…. 

 

¿Y qué decir de la mejora del ser humano
por medios biológicos? El sistema de edición CRISPR-CAS9 tiene unas posibilidades hasta hace poco inimaginables sobre el genoma humano. Podría darse el caso de que fuera posible diseñar bebés ultra-inteligentes, o erradicar enfermedades genéticas. ¿Acaso no tenemos el derecho, como afirma Savulescu, de hacer todo lo posible para tener la mejor descendencia (principio de beneficencia procreativa)?


Muchos son los argumentos favorables a esta mejora: nadie ha podido establecer lo que pudiera ser una naturaleza humana inviolable, (aunque se hable mucho de ello), y la mejora de capacidades no tiene por qué aumentar las desigualdades, (todo depende de cómo se use). Además, si no lo hacemos nosotros lo harán otros…. Pero ¿son estos argumentos válidos?

Diéguez se toma muy en serio los peligros de la experimentación genética, y viene a decirnos, siguiendo a H Jonas, que la mejor valentía en ocasiones es la cautela. Pocas veces  sabemos lo que comporta tocar una parte de nuestro genoma, y nos arriesgamos a crear niños super-inteligentes que bien pudieran ser depravados morales. También pudiera ser que lográramos erradicar enfermedades hereditarias, o curar enfermedades genéticas… en todo caso la experimentación tiene que prever las consecuencias. Y hay poderosos argumentos económicos para que muchos equipos  científicos adopten políticas altamente arriesgadas. Para Diéguez éste va a ser un tema crucial en el debate bioético del futuro.

Manuel Rodríguez Delgado
 Dos aspectos mas de la obra: Diéguez es un buen conocedor de Ortega, y realiza   una lectura de su pensamiento relativo a la tecnología aplicándola al tema del transhumanismo.  Y tampoco es menor el interés que despierta la historia del profesor Manuel Rodríguez Delgado, quien realizó unos implantes cerebrales a chimpancés y toros en la década de los 60, lo que no fue del agrado de Miguel Delibes.

El lector interesado encontrará un extenso informe (en formato pdf) sobre los peligros y oportunidades de la experimentación en biología molecular y sintética en este enlace.


Pablo Oliveres
Murcia


Webs de interés.- 

Arkansas acelera la ejecución de ocho presos para que no se caduque el anestésico empleado en el procedimiento de inyección letal, según leemos en una crónica de Ahrens en El País. El producto utilizado, midazolam, se ha asociado a alguna ejecución fallida con agonía y sufrimiento prolongados para el reo, pero es actualmente el fármaco disponible, dado que los fabricantes de estos productos han descartado surtirlos para esta finalidad por las connotaciones que conlleva y la mala imagen de reporta a las empresas. Una vez caduquen las actuales existencias de esta benzodiazepina, el fabricante no servirá el producto a las autoridades penitenciarias, por lo que el gobernador del estado se ha decantado por una macabra optimización de las reservas existentes.

Reclaman ante Naciones Unidas el fin de la discriminación en el útero al síndrome de Down. G.E., en Diario Médico, describe la intervención de una adolescente de 17 años y con síndrome de Down en la sede de Naciones Unidas para reclamar el fin de la discriminación hacia este tipo de personas. Tanto ella como su madre explicaron que su vida es digna de ser vivida.

Conflicto acerca de la utilización del esperma del marido fallecido para buscar un embarazo. Leemos en Diario Médicoque un juez permite a una mujer utilizar el esperma de su marido fallecido, en tanto que la Fiscalía ha recurrido la decisión judicial aduciendo un argumento moral y valorativo, y no jurídico (sostiene que el embarazo no conviene a la mujer por ser madre soltera). La Audiencia deberá dilucidar la cuestión, y para cuando se produzca su fallo la mujer se acercará a los 40 años.

Aspectos éticos de la valoración forense de la imputabilidad. Trabajo de Stevens en Psychiatry, Psychology and theLaw en el que el autor analiza los conflictos relacionados con la confidencialidad en el marco de la práctica y la normativa de Sudáfrica.

Síndrome de resignación
Síndrome de resignación. O, en sueco, uppgivenhetssyndrom. Según un reportaje de Rachel Aviv en The New Yorker, es un cuadro que existe solo en Suecia y entre niños refugiados, que muestran una absoluta apatía y falta de deseo de vivir en ausencia de enfermedad física o neurológica y en el contexto, como el ejemplo que centra el reportaje, de la no concesión de estatus de refugiado. También denominado apatiska, es en opinión de algunos profesionales “una forma de protección a través del coma”.

Juan Medrano
Bilbao


Obra de Teatro comentada

IVANOV de Anton Chéjov versión libre y dirección Àlex Rigola
Intérpretes nao albet / andreu benito / joan carreras / pep cruz / sara espígul / vicky luengo / sandra monclús / ágata roca / pau roca
Dramaturgo Ferran Dordal / espacio escénico max glaenzel / diseño de personaje y máscara silvia delagneau / iluminación carlos marquerie / composición musical y espacio sonoro nao albet / sonido igor pinto ayudante de dirección alba pujol / ayudante de escenografía josé iglesias / ayudante de vestuario laura garcia / preparación en técnica viewpoints carlota subirós. Producción teatro libre. En este espectáculo, los actores visten  su ropa personal.

Acostumbrados a despacharnos con un “me gusta” (o lo contrario), se nos olvida que muchas propuestas artísticas pueden tener valor incluso cuando global o parcialmente no acaben de satisfacernos. El Ivanov de Rigola es una adaptación muy libre del texto, incluso podemos decir que se trata de una adaptación atrevida, creativa, moderna… Y sin embargo…. en ocasiones la originalidad no lo es todo, ni siempre salva una puesta en escena. El resultado final, en el caso de Ivanov,  no es redondo, no acaba de satisfacer al espectador iletrado, (la mayoría) que atiende a la obra sin conocer el libreto original. Pero de manera simultánea uno reconoce muchas cosas buenas, muchos aciertos y un trabajo profesional de primer orden. 

Ocurre que Ivanov se estrenó en 1887. En este contexto la lectura nos lleva al medio rural ruso, donde Ivanov, casado con Anna, se encuentra en una situación económica delicada. Nos enteramos por otros protagonistas que desposó a su mujer quizás por interés económico, lo que de nada le sirvió, pues su esposa (judía) quedó desheredada al contraer nupcias por la iglesia ortodoxa.  Ahora que ella está en fase terminal (tuberculosis), se espera de Ivanov que la cuide y le proporcione todo cuanto precise, algo que no ocurre. Ivanov ya no la ama, pero no sabe por qué. No la ama, ni tiene tampoco la vitalidad para hacer frente a su precaria situación económica, luchar para sacar adelante su hacienda, devolver los préstamos, etc…

Aparece un médico de cabecera que le reprocha a Ivanov su pasividad, su falta de cariño hacia su esposa… Ivanov no solo no rectifica, sino que  llega a desear la muerte de su esposa. La pobre mujer fallece y un año mas tarde  todo está preparado para unas segundas nupcias, precisamente con la hija de la familia Lebedev con la que Ivanov ha contraído su principal deuda económica.

La hija (Sasha) está verdaderamente enamorada de Ivanov, pero los padres sospechan que pudiera haber un interés económico por parte de Ivanov. El padre intenta disuadirla del matrimonio, pero al final consiente. Sin embargo es el propio Ivanov quien no soporta los rumores que circulan, y rompe con el compromiso de la manera mas dramática posible…. 

El mérito de Chéjov, a mi entender, estriba en las dudas que le surgen al protagonista en relación a sus motivaciones. Con ojos actuales hablaríamos de un sujeto melancólico al que enviaríamos al psiquiatra y no cejaríamos hasta verle con un porrón de antidepresivos en su mesita de noche. Pero a los ojos de un ciudadano del siglo XIX la obra tiene perfiles diferentes…

Una de las partes culminantes de la obra original, a mi manera de ver, es el Acto III, escena 6ª, donde Ivanov sostiene un monólogo en el que revela sus sentimientos mas íntimos: desesperanza, impotencia, pasividad, asco hacia sí mismo por no cumplir con su deber hacia su esposa… Pero nada puede hacer para revertir estos sentimientos que le atenazan. Nada puede hacer para dominar  su voluntad y obligarse a querer lo que se supone que es correcto querer.

Si Ivanov al final de la obra desposara a la hija de Lebedev, Sasha, (recordemos, Ivanov debe dinero a esta familia) quedaría como un truhan. El final de la obra, sin embargo, deja abierta varias posibilidades: ¿es un depresivo incapaz de tomar las riendas de su vida?, ¿accede al matrimonio forzado por Sasha?, ¿es sensible a los argumentos de la gente, contrarios a la boda, o su última decisión parte de él mismo?  De alguna manera se nos antoja que esta obra precede a una típica reflexión que mas tarde harían los existencialistas franceses: ¿experimenta Ivanov una terrible aprensión a asumir su propia libertad?

La adaptación de Rigola es entretenida y capta la atención de la audiencia. Hay dos líneas diferentes a mi manera de ver de re-interpretar el texto. Por un lado Rigola introduce juegos y símbolos relativos al azar, (partido de fútbol, confetis, los gatos de la suerte chinos….). Una música en directo agradable, y con temas que han sido escogidos de manera intencionada… Pero en algún momento es inevitable pensar si estas florituras son necesarias, si en verdad encajan bien o desvían la atención de los mensajes básicos que el autor deseaba provocar. Admitiendo algunos aciertos, quizás una cierta poda a tanta creatividad redundaría en una mejor comprensión del texto original.

Por otro lado quiere proporcionar al espectador toda la fuerza del texto, desvistiéndolo de la trama narrativa. De tal manera los diálogos desdibujan el relato original de Chéjov, que nos hemos esforzado en explicar mas arriba. El resultado es como si contempláramos la obra original de Chéjov sobre un espejo medio roto. Aún así es posible seguirla y degustarla, sobre todo por la buena interpretación de todos los actores, sin excepción, y de manera particular Joan Carreras, en su papel de Ivanov, Pep Cruz, y todas las actrices. Merece la pena verla sobre todo si no nos importa que “no todo nos guste”. Hay que acostumbrarse a ello. Despreciemos el maniqueísmo de Facebook….  y  nos crearemos nuevas oportunidades para desarrollar el placer estético.

Francesc Borrell
Sant Pere de Ribes.

Vídeo recomendado.-

The next species of human | Juan Enriquez

Diéguez nos advierte de la ingenuidad que supone antropormizar la tecnologia, creer que los robots tendrán nuestras apetències y manías. Pero Juan Enriquez opta por ser uno de los gurúes de la llamada “singularidad” (ver mas arriba la crítica del libro Transhumanismo). Tras exponer el caos de una Sociedad que adivinamos al borde del precipicio vienès las buenas noticies: la ciència pondrà algo de orden a todo eso. Nacerá un nuevo ser humano que esta vez si, serà sostenible, justo, inteligente.... 

La Redacción 

 BOLETIN IATROS, MAYO 2017.

CIRCULO DE CIBERLECTURA

INDICE.-
Noticias.-  Association for the Advancement of Philosophy and Psychiatry
Comentario de libros.-  Bunge, Mario.- Filosofía para médicos; Aramburu F. Patria.
Webs de interés.-  Suicidio asisitido y la depresión como enfermedad terminal.
Obra de teatro comentada.- Sócrates de M.Gas y A. Iglesias.
Video recomendado.- “Cuando yo no esté”, de Yuval Noah Harari.

------------------------------------------------------------------------

Noticias.- 

La Association for the Advancement of Philosophy and Psychiatry acaba de publicar su Boletin  2017, 24(1) dedicado íntegramente al libro de  Peter Zachar  A Metaphysics of Psychopathology
(MIT, 2014).

Magníficas colaboraciones y comentarios que podeis descargar gratuitamente desde aquí.

El libro aborda los principales retos de la epistemología aplicados a la psiquiatría: pragmatismo, esencialismo, nominalismo, concepto de trastorno, de enfermedad… 

Comentario de libros.-

Bunge, Mario.- Filosofía para médicos.  Editorial: Gedisa, 2012


Desde la misma introducción del libro el autor nos indica que el buen médico, a diferencia del curandero, pone en práctica diariamente, en general sin saberlo, todo un sistema filosófico, constituido por
(1) una ontología materialista (aunque no fisicista) y sistémica (aunque no holista);
(2) una gnoseología realista, escéptica y cientificista;
(3) Una praxiología científica y una ética humanista.
Este fundamento filosófico que el autor asigna al buen médico lo va diseccionando a lo largo del libro. Comienza haciendo un repaso a las diferentes etapas por las que ha pasado la historia de la medicina dividiéndola en cuatro periodos: primitivo, arcaico, moderno temprano y contemporáneo. El recorrido es breve pero muestra las notas precisas que van configurando la medicina actual. Se para, lógicamente, en la Escuela hipocrática  a la cual debemos, entre otras cosas, el reconocer que las enfermedades son procesos naturales que nada deben a los dioses, que la enfermedad de cada clase tiene su curso peculiar, que la mayoría de los males se curan sin intervención, que será el empirismo, o apego a la experiencia, el modo de ir adquiriendo conocimiento alejándolo, de este modo, de  las creencias mágico-religiosas que dominan una gran parte de la historia de la medicina y que siguen presentes ,hoy mismo, en ciertas prácticas denominadas medicinas alternativas, complementarias  o no convencionales, a las cuales nuestro autor denomina curanderismo actual, exento de base y comprobación científica. Un paso más que se da desde la antigüedad clásica es que se comienzan a generar hipótesis, como método de estudio, por ejemplo, sobre el equilibrio somático, la cual aunque fantasiosa por carecer de soporte empírico, es materialista, lo que supone un enorme avance sobre las fantasías espirituales anteriores. Sobre el periodo clásico grecorromano, nos dice, que la medicina propiamente dicha- la que procuraba sanar sin magia ni religión- fue favorecida por la ontología naturalista de los filósofos presocráticos y estoicos, así como el racionalismo y el aprecio por la investigación por parte de Aristóteles y su escuela.
La medicina moderna no reemplazará, de modo inmediato, a la tradicional sino que según Bunge, “fue producto de una convergencia de la medicina hipocrático-galénica con la anatomía (Vesalio), la fisiología (Harvey), la mecánica (Borrelli), la química (van Helmont) y la microscopía (Hooke)” resultando de todo ello que en el curso del siglo XVII la medicina se adapta a una visión del mundo materialista, y por tanto secular, así como a una gnoseología racionalista y empirista que preparan la revolución científica de los siguientes siglos.
Para nuestro autor, curiosamente, “la partera del extraordinario desarrollo científico del siglo XIX no fue la filosofía universitaria, sino la cosmovisión del ala radical de la Ilustración francesa: la concepción secular, racionalista, materialista, realista, cientificista y humanista elaborada por Holbach, Helvétius, Diderot, La Mettrie y amigos y colegas de la gran Encyclopédie”.
Las características fundamentales de esta filosofía son: una lógica que transita del dogmatismo al racionalismo; una ontología que sustituye al idealismo por  el materialismo; en el aspecto gnoseológico se cambia el empirismo por el cientificismo, en el praxiológico se cambia la contemplación por la acción; en el ético se pasa de una moral del deber al humanismo, igualitarismo y utilitarismo y, por último, en el plano político se pasa del liberalismo monárquico al democrático.
Estas serán las bases filosóficas sobre las que nacerá la medicina contemporánea. Si la investigación biomédica se había centrado en la disección observacional y especulativa hasta mediados del siglo XIX, a partir de 1865 con la publicación del libro Introducción al estudio de la medicina experimental de Claude Bernard sobre experimentos fisiológicos controlados, la experimentación superará a la observación porque como Bernard explicó permite comprender el control de las variables y de este modo descubrir nexos causales.
Este es considerado el arranque de la medicina contemporánea  donde junto con la fisiología, la biología celular, la bioquímica, la farmacología y la bacteriología, todas ellas nacidas en el siglo XIX, permitirán comprender los mecanismos de las enfermedades  y con ello el diseño de terapias, que no solo actúen sobre los síntomas o signos de la enfermedad, sino sobre sus fuentes , sobre su etiología..
El libro, de gran profundidad, sobre todo lo que abarca la Teoría de la Medicina también estudia todo lo relativo al hecho de enfermar, en sus formas subjetivas, objetivas y sociales, así como se detiene rigurosamente en la dificultad del diagnóstico, en la construcción del mismo. Sobre el diagnóstico nos dice “el principal motivo sobre la dificultad del problema del diagnóstico es que es inverso: se trata de remontar de síntomas a mecanismos, de efectos a causas, de productos a insumos, del presente al pasado, de conclusión a premisas […] A la dificultad intrínseca del problema se agregan, por supuesto, las trampas del razonamiento espontáneo. La más común de ellas parece ser el “anclaje” o fijación de las primeras impresiones, los primeros datos y las primeras conjeturas [...] pero la práctica médica no se ajusta, en suma, ni al apriorismo dogmático que pretende conocer sin observar, ni al empirismo que busca datos a tientas. El buen médico combina hipótesis con datos, es lo que puede llamarse racioempirista.
Tras analizar la evolución de la farmacología, los tratamientos, los ensayos clínicos como base científica de la medicina actual, también nos habla de la necesidad de una ética médica individual humanista. Descarta otras corrientes éticas, como las éticas religiosas, deontológicas, contractualistas, utilitaristas, individualistas radicales o libertarias y globalistas para centrarse en la humanista o agatinista, la cual es una combinación de egoísmo con altruismo y cuya máxima es: Disfruta de la vida y ayuda a vivir. Para nuestro autor es la única que consagra los derechos y deberes del individuo reconocidos en sociedades avanzadas. La aplicación del humanismo a la medicina comporta las siguientes normas especiales:
N1 Todo ser humanos consciente es dueño de su propio cuerpo.
N2 Todos tenemos el derecho moral a asistencia médica.
N3 Todos tenemos el deber moral de cuidar la salud propia y del prójimo, así como de mantener nuestro entorno en buen estado sanitario.
N4 El trabajador de la salud debe asistir a sus pacientes usando solamente medios aprobados por la investigación biomédica más reciente a su alcance.
N5 Los trabajadores de la salud procuraran respetar la norma de William Osler: “Seguridad absoluta y pleno consentimiento”.
N6 Es deber de los médicos proteger a sus pacientes de las exigencias de sectas religiosas y seudomedicinas que pongan en peligro su salud.
N7 Los trabajadores de la salud tiene derecho a asegurarse contra juicios por errores médicos, así como agruparse en sindicatos.
Por último, nos dice que la medicina es en parte ciencia básica, en parte ciencia aplicada y en parte tecnología. Y el ejercicio de la medicina es una artesanía de alto fuste. Como ciencia que es debe basarse o fundamentarse filosóficamente en: su materialismo, realismo, sistemismo, cientificismo y humanismo.

Juan Carlos Hernández Clemente
Madrid, abril 2017.


Aramburu F. Patria. Edit Tusquets. Barna 2016.

Con la venia de los editores de este Boletín Iatros me atrevo a traer a colación un libro que no es ensayo, pues aparenta novela, pero admitámoslo, hay novelas que son casi tesis doctorales. Y esta novela tiene mucho de tesis, quizás no doctoral, pero sí tesis sociológica, humana y un poco, solo un poco, política.

Patria no es una gran novela, pero es una novela oportuna, de lenguaje cotidiano, de escenas incluso dolorosamente cotidianas, un relato  sin pretensiones, o quizás con la única pretensión de dar voz auténtica, voz ingenua, voz sencilla a los personajes que han sido sujetos y objetos de la violencia etarra.

Lo que mas me ha impresionado de este libro es la sobriedad y el conocimiento preciso de lo que allí se habla. Por sus páginas se desliza la vida de un talde, la vida de una estudiante semi-emancipada, de un trabajador de Altos Hornos, de las tabernas abertzales, la vida de un hospital…. Y sobre todo el ambiente en un pequeño pueblo euskaldun, al que no le falta ni su párroco mesiánico ni  las amas (madres) y aitas (padres) que esconden sus emociones tras un frágil velo de fortaleza.

La disposición de los materiales obedece a un lenguaje cinematográfico. Ocurren pocas cosas para 600 páginas, porque lo que se cuenta es la historia íntima de unas familias rotas por la violencia. Sin estridencias ni malabarismos, (he ahí donde reside el poder del libro). Y siempre con suficientes notas visuales como para que el lector permanezca en un contexto verosímil…. y sea fácil una adaptación televisiva (?)….

¿Qué hace posible que un escritor pueda y sepa entrar en una historia tan local para hacerla universal, una historia sobre todo para vascos pero que interesa a españoles, europeos y posiblemente a personas de otros continentes?    Precisamente explicar lo local, lo particular, con suficiente conocimiento como para interesar a un lector ávido de comprender. Suficientemente expresivo para que emerja el sujeto, la persona. Y eso logra Patria.

Las enseñanzas a las que cada lector puede llegar pueden ser muy diversas. En mi caso extraigo como novedad que la actividad etarra se sucedía en una absurda monotonía de argumentos y violencia, con mas improvisación y torpeza que estrategia, con la complicidad de muchas personas a las que repugnaba la violencia pero les podía mas el miedo a enfrentarse “a los suyos”…. Al final el gregarismo, el sentirse familia, camaradas, es mas importante que los argumentos o los razonamientos. ¡Dar sentido a nuestras vidas aunque sea a costa de sacrificarlas!. Ganar el reconocimiento del pueblo, (“mi pueblo”), lograr aprecio de estas personas que son las que quiero, las únicas que son importantes “para mí”. Como afirma Lázaro en su libro “la violencia de los fanáticos”, el fanático no mata por odio, mata también por amor, amor a lo que considera “lo suyo” y  “los suyos”.

Aramburu consigue un libro sencillo pero profundo en los detalles. Entra en el alma de sus protagonistas y sin rubor, ni pudor, ni hipocresías, los lanza al escenario, y ellos nos explican los resortes secretos de sus actos, sus ilusiones, sus decepciones…  Eso hace de esta novela la tesis doctoral que nos explica cosas que un sociólogo a duras penas podría…. Como se perpetuó una violencia absurda y gratuita, como esta violencia carcomió y empobreció una sociedad, y qué fácil resulta destruir antes que construir. Una novela triste por lo próxima, por lo real.

Pablo Oliveres
Murcia


Webs de interés.- 

Sobre la declaración de la APA en torno al suicidio asistido. Como recogimos en este boletín, en diciembre de 2016 la APA formuló una sucinta declaración afirmando que la asociación, en concordancia con la posición al respecto de la Asociación Médica Americana, “sostiene que los psiquiatras no deben prescribir o administrar ninguna intervención para causar la muerte de personas que no sean enfermos terminales”. A partir de ahí, Komrad, en Psychiatric Times, plantea los riesgos que entraña la admisión como criterio válido para suicidio asistido de enfermedades mentales que causen sufrimiento sin ser terminales. El autor se apoya en la alarmante (por abundante) casuística de países donde se contempla la posibilidad.

¿Es la depresión una enfermedad terminal? En relación con el comentario anterior, George, en el AMA Journal of Ethics, presenta y comenta un caso que sirve para desarrollar la pregunta y plantea el valor terapéutico de la esperanza.


Juan Medrano
Bilbao

Obra de teatro comentada.- 

Sócrates, juicio y muerte de un ciudadano


AUTORES: Mario Gas y Alberto Iglesias
DIRECCIÓN: Mario Gas
REPARTO:
José María Pou
Borja Espinosa
Carles Canut
Guillem Motos
Amparo Pamplona
Ramon Pujol
Pep Molina

ESCENOGRAFÍA: Paco Azorín
VESTUARIO: Antonio Belart

COPRODUCCIÓN: Teatre Romea, Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida y Grec 2015 Festival de Barcelona
COLABORACIÓN: Teatre-Auditori. Sant Cugat


Aplausos entusiastas al final de la obra. Resulta curioso cuando la platea de un teatro estalla en aplausos y uno se siente de otro planeta, como si la obra que acaba de presenciar fuera otra diferente a la que la audiencia aplaude.  ¿Qué (me) ocurre, por qué a mi no me ha gustado Sócrates de Mario Gas?

Básicamente porque la he encontrado previsible, aburrida y pretenciosa. Previsible porque la historia que relata no se aparta un ápice de lo que mas o menos todos sabemos sobre el personaje.  Aburrida porque desde el primer minuto ya sabemos cual es la intención de los autores: loar el mito, tapar las grietas del personaje, conectar con las cuitas políticas del “ahora mismo”, en un consabido ejercicio de bonismo. Pretenciosa porque oculta con un lenguaje mas o menos rimbombante, mas o menos filosófico, la vacuidad del guion e incluso de los argumentos de fondo.

Sabemos poco de la vida de Sócrates, y lo que sabemos es sobre todo por Platón, su alumno. Pero con lo poco que sabemos adivinamos que fue un excéntrico, que desatendió los deberes de padre y esposo… aunque tuvo gran habilidad dialéctica. Introdujo, ciertamente, un tipo de diálogo inusual: en lugar de oponer argumentos a los de su adversario, seguía su hilo argumental llevándole a flagrantes contradicciones. El sentido común es el menos común de los sentidos…

Ahora bien, este método de razonamiento, ¿perseguía la verdad?, ¿puede compararse al método de deliberación moral que nos propone por ejemplo, Diego Gracia? Releyendo los diálogos mas bien me parece que el último fin de Sócrates es ante todo  demostrar su superioridad intelectual. Hubiera sido fácil introducir estos matices en relación a su muerte: ¿renunciaba a salvarse por auténtico amor a unas leyes que él mismo denunciaba por injustas, o prefería inmolarse para acrecentar su ego? ¿Fue su muerte un ejercicio de generosidad, un grito a la libertad, o la consecuencia lamentable de su testarudez?

Y los actores, la escenografía, las luces…  Correctos. ¿El mejor? Carles Canut, sin duda. Muy correcta Amparo Pamplona en su papel de esposa, protagonizando el mejor monólogo de la obra. ¿Josep María Pou? Previsible como la obra misma, Pou haciendo de Pou. Un papel que le cae bien, que le exige poco y al que poco da. ¿Para qué esforzarse cuando el público está obligado, (sí, obligado), a aplaudir, so pena de quedar en el bando de los políticos  corruptos? En cuanto a la escenografía… echo en falta creatividad, riesgo, (¡Ay, si estuviera aquí Pascualín!).

En fin, vayan a ver ustedes Sócrates, les va a gustar. Mas del 80% de espectadores la aplauden, eso algo quiere decir. Todo lo dicho hasta aquí es un problema mío, ya lo se. Disculpen las molestias.

Francesc Borrell
Sant Pere de Ribes.


  
Vídeo recomendado.-

“Cuando yo no esté”, de Yuval Noah Harari.

Iñaki Gabilondo entrevista a Yuval Noah Harari. El historiador israelí es autor de libros como 'Sapiens. Breve historia de la humanidad' y de ”Homo Deus”. La tesis que defien es que la especie humana como tal se aproxima a su propio fin. Ello se debe a la revolución genética, tecnológica y de pensamiento abstracto, (léase inteligencia artificial). Pasaremos de la biología del carbono a la del sílice. Esta nueva vida y nueva conciencia basada en elementos mas estables y menos menesterosos, convertirán la conciencia en algo “exportable” a otros planetas menos amables que la Tierra. En el interín los seres humanos crearemos entornos altamente robotizados que nos harán cambiar radicalmente de prioridades y de valores.

La entrevista consta de dos partes. Insertamos la primera, pero fácilmente el lector encontrarà la continuación en youtube.

La Redacción.-


BOLETIN IATROS, ABRIL 2017.

CIRCULO DE CIBERLECTURA

INDICE.-
Noticias.-  Folia Humanística 5
Comentario de libros.-  Pensar en imágenes. Filosofia de la publicidad
Webs de interés.-  Vivir sin ataduras; Uso de psicofármacos en personas ancianas institucionalizadas: razones y legalidad aplicable
Artículo comentado.-   Clinicians’ accuracy in perceiving patients
Vídeo recomendado.-  ¿Resulta ético transformar el cuerpo humano mediante ingeniería genética?

------------------------------------------------------------------------

Noticias.- 

Ya podéis leer Folia Humanística 5:

LA LIBRE OPCIÓN INDIVIDUAL Y LA SALUD. PATERNALISMO DIRECTIVO O IRRESPONSABILIDAD PÚBLICA ANTE EL SUFRIMIENTO Y LA DESIGUALDAD.   
   Ildefonso Hernández Aguado
Las actuaciones de salud pública basadas en la regulación reciben críticas por su paternalismo. Se sostiene que algunas normas coartan la libertad y que debería dejarse más margen de elección a los ciudadanos. Sin embargo, hay diversos argumentos que apoyan el uso de las leyes para proteger la salud de la población. Si se acepta que los humanos son inherentemente sociales e interdependientes, cabe aplicar los derechos humanos y la justicia social efectiva así como desarrollar la solidaridad social y el sentimiento de destino compartido. LEER MAS.-

LICENCIA PARA FUMAR     
   Juan Medrano
La lucha contra el tabaquismo viene incluyendo diversas estrategias para reducir el consumo, en tanto no se decida la prohibición plena de la venta y distribución de tabaco. Así, se ha intentado disuadir del consumo a través de la información sobre sus riesgos, la actuación sobre su precio y la presentación en paquetes genéricos que lo hacen menos atractivo. En esta reseña se comenta un artículo de Halliday (2016) que analiza la dimensión ética de la introducción de la obligatoriedad de adquirir una licencia para consumir tabaco que permita su adquisición. LEER MAS.-

LA  HIPÓTESI  DE  UNA  VIDA   NATURAL Francesc Borrell i Carrió
Resumen: En nuestro afán de controlar nuestra salud podemos abrazar modelos metafísicos que nos explican los avatares de nuestra vida y nos prescriben conductas preventivas. El modelo que llamamos “de la vida natural” propone que un régimen de vida estricto es capaz de prevenir las enfermedades crónicas e incluso revertir su curso. Es un modelo muy extendido y que en ocasiones justifica la falta de adherencia a medicaciones crónicas. El beneficio psicológico de este modelo es hacer previsible el futuro. Cuando estas personas afrontan enfermedades graves suelen mostrarse decepcionadas con este modelo, y a veces reclaman un modelo hiper-tecnificado y altamente intrusivo como garante de su salud. LEER MAS.

LA  ENTREVISTA.  Raúl        Calvo Rico y Irene  Chico Sánchez

Relato que ganó el primer premio en el XXVII Congreso de Entrevista Clínica y Comunicación Asistencial celebrado en Donosti en 2016.  LEER MAS.

Comentario de libros.-

Redondo P., Salgado S. Pensar en imágenes. Filosofia de la publicidad. Ed Maia. Marid 2015

Aunque sea de formato pequeño, no es libro pequeño.  Aunque trate de eventos efímeros el libro nos habla de lo perdurable. Publicidad, sí, pero en lo que supone de ideas, reflexión, supuestos compartidos…  A través de 20 potentes imágenes que el lector encontrará en:
se nos invita a un recorrido por el racionalismo, el estoicismo, la ética y la estética. Cada imagen es descuartizada y proyectada a la cueva de Platón, para contrastarla con las resonancias semánticas que habitan en cada uno de nosotros
Tengamos a bien centrarnos en un par o tres de estas imágenes.
1.- Lotería del Estado: “quien maneja tu vida eres tu; la libertad es el premio”. Antes de proseguir, amigo lector, tómese un minuto observando y pensando en esta imagen… ¿Cuál es el mensaje que se le hace llegar?, ¿para qué?  Póngase en la piel de un espectador “medio”, no en la piel de un filósofo, ni en su propia piel, (su género, edad y profesión sesgarán en gran medida la manera de “ver” estas imágenes).  Llamemos a esta interpretación la “principal”, la que posiblemente el anunciante quiere hacer llegar a un gran público. Y ahora trate de encontrar otras interpretaciones, interpretaciones alternativas que pueden condicionar (e incluso traicionar) esta interpretación que hemos llamado “principal”.  Imagínese que es usted pobre de solemnidad, o que usted tiene el género opuesto al que de veras tiene, o si es persona de edad que usted es joven (o viceversa). Si es usted gitano siéntase payo, y viceversa. Si es blanco crea ser negro… etc. Haga lo que podríamos denominar “esfuerzo de empatía” … ¿cambia este significado “principal”?
Loteria del Estado
Ahora veamos lo que nos dicen dos filósofos profesionales. Para ellos la imagen esta asentada sobre el presupuesto de que el trabajo nos hace esclavos. Un premio de muchos millones nos hace “libres” para manejar los hilos de nuestra propia vida.
Sin embargo, argüyen, estamos “condenados” a ser libres, no escogemos ser libres, ni nadie nos otorga este derecho. Mucho menos el dinero… La libertad “no se gana ni se pierde, simplemente se transforma”. Podemos hablar de una libertad negativa, (en el sentido que le da I Berlin) cuando reducimos las influencias de otros sobre mi, o de aquellas fuerzas que atenazan nuestras decisiones….  ¿Acaso nuestros prejuicios no atenazan nuestra reflexión mas de lo que pudieran hacer otras personas dotadas de “autoridad” o “poder”? La libertad positiva pone esta autoridad en mis propias manos, como agente de transformación.
¿Coincide esta reflexión con la suya? Personalmente la imagen de un titiritero manejando los hilos de mi vida, sea la que sea la actividad en la que me desenvuelva, me lleva a pensar que no por hacer deporte ni por estar en un espacio de ocio dejo de estar manipulado. No por ganar millones dejaré de ser manipulado.  Y en el peor de los casos, ¿Cuáles son las fuerzas que manejan mi vida, y que jamás he reflexionado en profundidad? ¿Cuánta parte de mi “yo” está soterrada en inercias, prejuicios, necesidades “narrativas”…. De quedar bien incluso conmigo mismo? La idea de unos hilos manejando mi cuerpo, aunque estos hilos sean manejados por mi propia mano, (una imagen  imposible como el dibujo de Esher en que una mano dibuja su propia mano), señala directamente esta terrible posibilidad: que seamos manipulados por una parte soterrada de nuestra propia personalidad.
¿Y usted, amigo lector?
2.- En “el juego perpetuo” vemos varias escenas en la que pequeños bárbaros hacen (o están a punto de hacer) diabluras. Eso no ocurriría, viene a decirnos el anuncio, si no se hubieran agotado las pilas (baterías)  de sus juguetes. Hay que comprar pilas que duren mucho y  hay que encauzar a los niños hacia juegos positivos, no sea que emerja esta faceta endiablada que subyace en su naturaleza.
Practique nuestro lector las habilidades aprendidas en el ejercicio precedente y contraste su percepción con la de los filósofos.
¿Cómo enfocan la hemeneusis de este anuncio publicitario nuestros autores?
Nuestros filósofos se centran en el equilibrio entre lo cotidiano y lo excepcional, el juego excitante y el aburrimiento. ¿Qué tipo de dieta ofrecemos a nuestros infantes? ¿Acaso no les abrumamos con actividades lúdicas que no siempre favorecen el nacimiento de un “carácter”, entendiendo por tal esta parte de nuestro “yo” que deberá lidiar con las vicisitudes de la vida, el dolor, el duelo, la injusticia?….
Si nuestros niños aprenden que la vida puede y debe ser un juego eterno, haremos de la sociedad una sociedad pueril. Quizás seamos ya esta sociedad frívola que mira los telediarios como si se tratara de juegos de vídeo. ¿Acaso sabemos distinguir juego de realidad?
Una magnífica cita de Bruckner cierra este capítulo: “hacen falta días de vacío, hay que conservar a toda costa la densidad irregular de la existencia, aunque solo sea para disfrutar de los contrastes…”
Juego perpetuo
Mi lectura del anuncio es algo distinta aunque no distante. La imagen llama la atención del adulto y pretende asustarle de las consecuencias que tiene dejar a los niños a su libre albedrio.  “Si no puedes tenerles vigilados”, parece que nos diga, “al menos dales juguetes que ordenen sus espacios de ocio”. Si son juguetes con pilas van a ser juguetes mecánicos, un tipo de juguete que convierte al niño en espectador. En todo caso un tipo de juguete que no estimula la creatividad…. Que quieren que les diga, quizás eso me da mas miedo que las diabluras que puedan hacer, o el descubrimiento precoz de su sexualidad…  Al final no se si el anuncio puede lograr lo que pretende, que yo compre pilas duraderas para mis hijos, o mas bien si el anuncio me habrá hecho sonreír  y remotamente me habrá predispuesto en contra de los juguetes mecánicos. Para saberlo habría que hacer un estudio de campo, pero me temo lo peor para el anunciante…
3.- La tercera imagen que voy a comentar publicita una revista, “Metro” http://metro.co.uk/
Pensar por uno mismo
que nos promete ayudarnos a pensar por nosotros mismos. Reconozco que en este caso he sido tan sensible a su mensaje que me he conectado a su web. Supongo que hay personas que desean pensar lo que otros piensan. No es mi caso. Tengo por costumbre formarme –hasta donde puedo- una idea u opinión sobre los temas candentes…  Por esta razón la visita que he realizado a su web ha sido del todo descorazonadora. Se trata de una revista dirigida mas bien a las personas que desean pensar lo que otras piensan, con todos los respetos. Ocurre por consiguiente algo opuesto a lo que sugeríamos para el caso anterior: el reclamo funciona (al menos en mi caso), pero el producto no se ajusta al sujeto que puede ser sensible a este mensaje…

¿Y qué dicen nuestros filósofos? Pues que la relación entre “pensar por uno mismo” e informarse a través de medios escritos no resulta nada sencillo.  Los pensamientos de otras personas nos enriquecen, desde luego, pero también pueden empobrecernos, o guiar nuestra atención hacia aspectos secundarios. La cita que escogen también resulta acertada: “lo importante en el que quiera de verdad pensar es no tener demasiada prisa y ser fiel en cada paso de su itinerario mental al aspecto de la realidad que a la sazón tiene a la vista, evitando despreciar los primeros distantes y confusos aspectos por una especie de snob urgencia que le hace llegar enseguida a los mas refinados”.
Desde luego la cita es de Ortega.  Lo que viene a decirnos es que en los detalles puede haber aspectos importantes, y que en general las modas resaltan “lo ya visto”… Si nos centramos en “lo ya visto” no avanzamos, porque la realidad es mucho mas que eso.  El lector interesado puede consultar el concepto de Wagner de “scientifical inertia”(1)…. Este autor comentando la investigación sobre moléuclas que contaminan alimentos y aire nos dice que la mayor parte de investigaciones se han realizado sobre 12 moléculas ampliamente conocidas, dejando miles de otras moléculas en el olvido… Pues eso: miremos la vastedad de la realidad para empezar a “pensar por nosotros mismos”.

Pablo Oliveres
Murcia.

1.- Wagner, Martin. "Know thy unknowns: why we need to widen our view on endocrine disruptors." (2016): jech-2016.


Webs de interés.- 

Vivir sin ataduras
Vídeo presentado por Caritas en el que se condena el uso de sujeciones, de contenciones para que la persona mayor no pueda moverse. Patricio Fuentes, director del centro El Buen Samaritano, es el guionista del documental y afirma que “demasiadas veces se sujeta, se ata a la persona mayor con demencia, especialmente en las residencias y centros de mayores, y eso es algo que tenemos que erradicar, buscando nuevas formas de atender a estas personas, porque las consecuencias que provocan sobre ellas el estar sujetas, son muy graves”. La realización corre a cargo de Alberto Gauna. El vídeo cuenta con la participación de expertos en el ámbito nacional, en cuanto a referencia ética y de buenos cuidados, como Antonio Burgueño, director técnico del programa Desatar al Anciano y al Enfermo de Alzheimer, de la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA), y la profesora de Ética en la Universidad de Deusto Mª Jesús Goikoetxea.
Uso de psicofármacos en personas ancianas institucionalizadas: razones y legalidad aplicable
Trabajo de Beltrán Aguirre en Derecho y Salud que se centra en lo que el autor define como abusiva prescripción y administración de psicofármacos a personas ancianas ingresadas en residencias geriátricas. El trabajo diferencia las razones terapéuticas o de terapia/seguridad y analiza los criterios legales para su correcta ad­ministración (prescripción médica, consentimiento informado escrito, etc.), de las razones de convenien­cia, es decir, para controlar o mantener al anciano con menor esfuerzo (falta de personal cuidador) y no para su beneficio. El autor sostiene que la prescripción por ra­zones de conveniencia supone siempre una mala pra­xis y se niega categóricamente que la prescripción de psicofármacos por razón de conveniencia pueda encuadrarse en el uso de medicamentos fuera de fi­cha técnica.
Juan Medrano
Bilbao


Artículo comentado.- 

Hall, J. A. (2011). Clinicians’ accuracy in perceiving patients: its relevance for clinical practice and a narrative review of methods and correlates. Patient education and counseling, 84(3), 319-324.



¿Cómo percibimos las interacciones sociales? ¿Todos tenemos habilidades parecidas? ¿Resulta la percepción un elemento clave para aprender a comunicarnos mejor?

El término sensibilidad interpersonal se superpone en parte al concepto de empatía: percibir la emoción del paciente y responder  a dicha percepción de manera apropiada. Pero añade otro componente: tener capacidad perceptiva. En este artículo la autora explora este la capacidad perceptiva de los profesionales de la salud mediante una revisión de la literatura. Su propósito es sintetizar cómo se puede medir esta capacidad y qué aspectos son los mas relevantes, así como resultados empíricos.

Según esta autora hay dos tipos básicos de sensibilidad interpersonal. El primer tipo es simplemente percibir (y recordar) la apariencia, las palabras o el comportamiento no verbal de la otra persona. Ejemplos sería percibir que el paciente viste de riguroso luto,  la forma en que está sentado, su fluencia verbal….

El segundo tipo es interpretar estas claves de comunicación. Interpretarlas para llegar a conclusiones relativas a aspectos como son las emociones que embargan al paciente, o aspectos de su personalidad… 

Para ser un poco mas precisos, y siguiendo a la autora:

Emociones - ¿Está deprimido el paciente? ¿Está ansioso por un próximo procedimiento? ¿Trastornado por un diagnóstico? ¿Cómo hacer frente a las tensiones de la vida?
Actitudes interpersonales - ¿El paciente desafía el papel del clínico? ¿Le gusta el clínico personalmente? ¿Es anti-Negro o anti-gay o anti-femenino (muy relevante si el clínico es negro o gay o femenino)? ¿Confía el paciente al clínico?
Personalidad - ¿Es este un paciente concienzudo que tomará su medicamento según lo prescrito? ¿Ajustará la personalidad de este paciente con la del especialista recomendado? ¿Tiene el paciente una personalidad hostil, lo que significa que el clínico podría necesitar ajustar su estilo de persuasión? ¿Tiene el paciente un temperamento muy dependiente, lo que significa que el clínico debe tener cuidado de mantener los límites claros?
Necesidades, deseos, intenciones, expectativas - ¿El paciente quiere que el clínico hable sobre sus emociones? ¿Desea el paciente más información? ¿Cuánta toma de decisiones compartida es el paciente capaz y dispuesto a participar?
Engaño - ¿Utiliza realmente el coito protegido? ¿Está la paciente diciendo la verdad sobre sus magulladuras?
Estados físicos - ¿Cuánto dolor tiene el paciente? ¿Está anormalmente fatigada? ¿La agitación del paciente sugiere que podría estar tomando drogas?
Estados cognitivos - ¿Está confundido el paciente con el vocabulario del clínico? ¿Tiene signos de demencia?


El artículo proporciona además una amplia selección de test que ponderan algunos aspectos mencionados mas arriba. Estos test muestran fotografías, videos o grabaciones de voz, y el profesional debe responder. Las pruebas en general se centran en combinaciones de señales no verbales y lingüísticas, y las hojas  de respuestas presenta opciones de opción múltiple. Ejemplos: *juzgar si las emociones faciales mostradas en clips de vídeo o fotograías corresponden a personas "felices, tristes, enojadas o temerosas"; *escoger entre pares de descripciones de escenarios como "criticar a alguien por llegar tarde "versus" hablar a un niño que se ha perdido”.

Un test que se está desarrollando es el  Test de Claves Emocionales de los Pacientes (PECT); consiste en una serie de escenas protagonizadas por una actriz y que transmite 5 emociones cada una con diferentes grados de intensidad. La comunicación no verbal y la verbal van cambiando en intensidad, de manera que se producen todas las combinaciones: énfasis no verbal con poco énfasis verbal, viceversa, escaso énfasis en las dos áreas…

¿Todo eso para qué? Pues porque si el profesional percibe una interacción con sus elementos emocionales, será mas capaz de responder de manera apropiada. Y además puede ser mas consciente de sus propio estados emocionales y cómo los expresa.

Francesc Borrell
Sant Pere de Ribes, Barcelona

Vídeo recomendado.-

¿Resulta ético transformar el cuerpo humano mediante ingeniería genética? Juan Enriquez  responde que no solo resulta ético, sino imperativo. Nuestra especie está condenada a la extinción,  ya sea por causas naturales o por nuestra propia dinámica. Solo si logramos transformar nuestra naturaleza humana podemos cruzar las grandes distancias que nos separan de otros planetas habitables, y adaptarnos a estos entornos. Quizás la respuesta deja de lado los enormes riesgos de embarcarnos en semejante aventura, pero aporta algunos argumentos que deberán tenerse en cuenta.


La Redacción.-