HUMANIDADES MEDICAS

BLOG LÍDER EN HUMANIDADES MEDICAS Y FILOSOFIA DE LA MEDICINA.- FUNDACION LETAMENDI- FORNS, FUNDACION IATRÓS Comité Editorial: José Lázaro, Francesc Borrell. Editores de àrea:Juan Carlos Hernández Clemente. Mabel Marijuan Angulo. Director del blog: F. Borrell Carrió; Secretario de Redacción: Juan Medrano Albeniz.

BOLETÍN IATROS ISSN 2014-1556

Este Boletín tiene por objetivo difundir y compartir comentarios de libros y artículos en Humanidades Médicas y Filosofía de la Medicina y difundir las actividades de la Fundación Letamendi Forns y Fundación Iatrós.

 BOLETIN IATROS, ENERO 2021.

 CIRCULO DE CIBERLECTURA

 INDICE.-

Noticias.-  Controversias, ética y COVID, conferencias en streaming.

Comentario de libros.- ¿quieres aprender música y ya tienes una edad, y además eres profesional de la salud?

Webs de interés.- Podcasts recomendados

Artículo comentado.-  ¿Existe el dolor fetal?    

Vídeo recomendado.- Se ha descubierto que Mozart no usaba una nota… Un vídeo de Jaime Altozano.

------------------------------------------------------------------------

 Noticias.- 

1-Controversias en Bioética: Ya está disponible el vídeo de la última sesión del Seminario de Investigación en Bioética de la UCM, sobre las controversias éticas en los cuidados sociosanitarios en la crisis de COVID-19.

    https://www.youtube.com/watch?v=ePSIGZJr63M

 2.- Ética y salud en tiempos de pandemia:

https://revistes.uab.cat/enrahonar/issue/view/72/showToc

 Toma de decisiones en incertidumbre: lo que nos enseña la pandemia del COVID19

 3.-Conferencias sobre “música e ingenio”, una producción del Conservatorio Municipal de Música de Barcelona y la Universidad Politécnica de Barcelona. Ciclo de 3 conferencias todas muy interesantes…. Están en catalán pero no tendréis dificultad para seguirlas…

 https://www.youtube.com/watch?v=UdoHHJeB5FM

 Comentario de libros.-

 ¿Quieres aprender música y ya tienes una edad, (y además eres profesional de la salud)?

No voy a comentarles un solo libro, sino una serie de libros que constituyen una parte muy apreciada de mi biblioteca… Hace 12 años (tenía entonces 54 años), empecé a estudiar piano sin excesivas esperanzas, -debo reconocerlo-, de llegar a tocar este complicado instrumento de manera inteligible. En la medida en que mis obligaciones laborales y docentes me lo permitían, estudiaba con ahínco e iba avanzando poco a poco. Pronto me di cuenta del beneficio extraordinario de la música. Para una profesión tan exigente como es la práctica médica, se supone que dedicarle un tiempo extra a la música es robarlo del estudio de materias mas importantes. O robarle tiempo a una práctica deportiva, quizás otra opción -a priori- más sana o relajante. Me apresuro a desmentirlo. En mi caso la música me ha proporcionado estabilidad emocional, capacidad de concentración, entrenamiento memorístico y, sobre todo, una nueva motivación para disfrutar de la vida. En lo que sigue trataré de orientar a aquel lector que esté interesado en emprender esta enorme aventura que significa aprender a tocar un instrumento musical, (y la propia voz también lo es). Me dirijo a personas que superan la quinta década de la vida y piensan que ya se les ha pasado el arroz. Profesionales de la salud que se han dedicado a su labor con total dedicación, y con hábitos de estudio arraigados. Si en algún rincón de vuestras fantasías estaba el tocar un instrumento musical y/o componer canciones, tenéis mi solidaridad y empatía. Este Boletín está dedicado a vosotras/os.

Entender la música. -

Sin embargo, en primer lugar me dirigiré a los lectores que solo desean disfrutar de la música con algo más de profundidad. Para ellos recomendaría:

*Károlyi O. Introducción a la música. Alianza Ed., Madrid 2012. Hace un repaso de los que son los sonidos musicales, la armonía, contrapunto, las formas musicales, los instrumentos de la orquesta, pero siempre dirigido al gran público.

Esteve Molero
*Powell J. How music works. Particular Books. NY 2010. Obra que encontraréis traducida al castellano por Bosch Editores. ¿Qué es el oído absoluto? ¿podemos adquirirlo ni que sea parcialmente? ¿Por qué los músicos empezaron a preferir la escala temperada? Y muchas otras cuestiones.

*Puertas D. “100 cosas que tienes que saber de la Ópera” y también: “100 coses que has de saber de la música clásica”. Barna 2019. En un formato realmente agradable entramos en los entresijos de la Ópera y en un conocimiento mas exacto de las formas musicales. Del mismo autor -en formato novela-, “El pianista ciego”, muy entretenida, sobre todo por las escenas históricas de grandes músicos, que aderezan toda la narración.

*Molero E. Que la música amanse a las fieras: El equilibrio personal a través de los valores de la música

Esteve Molero es músico (bachelor en Composición y Arreglos de Jazz por el Conservatorio de Rotterdam, 2007), comunicador (licenciado en Comunicación Audiovisual por UPF de Barcelona, 1997) y coach (certificado por el Instituto Europeo del Coaching de Madrid, 2014). El libro que comentamos nos invita a escuchar la música como un proceso de crecimiento personal. También del mismo autor: “Tots tenim inteligencia musical”, una invitación a descubrir toda la música que ya sabíamos antes de estudiarla formalmente,  y “Jo no se res, sóc músic”, muy interesante para comprender la sardana en profundidad. Si queréis leer un artículo en abierto de este autor recomiendo: “las inteligencias del músico”, en castellano.

*Rosen Ch. El piano: notas y vivencias. Alianza Ed. Madrid 2011 Encontraréis un amplio resumen de este libro en otra entrada de este blog, (ver “etiquetas”). Rosen nos ofrece una visión personal de lo que supone la vida de un pianista.

*Oliver Sacks Musicofilia. Anagrama. La música como constituyente de nuestra naturaleza.

Escoger y tocar un instrumento. -

Bien, y ahora algunas sugerencias para aquellos lectores que ya han emprendido la fantástica aventura de tocar un instrumento, o se plantean hacerlo. He dado algunas razones para emprender este camino, pero debo advertir que se requiere bastante motivación. Si no estamos dispuestos a dedicarle entre 30 y 60 minutos diarios, mejor no empezar. La regularidad es esencial. Lo segundo es escoger el instrumento que mejor se adapte a nuestras características. El piano tiene la ventaja de que es un instrumento percutivo y melódico, capaz de aunar 5 voces diferentes, y por consiguiente ideal para componer música. Casi todos los grandes compositores han trabajado sobre el piano. Pero hay otros instrumentos muy agradecidos… Si ahora tuviera que escoger uno en concreto creo que razonaría así:

-¿Cuál es el que me emociona más?

-¿Cuál exige menos habilidad para sacar buenos sonidos?

-¿Será “sostenible”, o con la edad posiblemente lo dejaré porque es muy exigente a nivel físico, (por ejemplo la trompeta)?

-¿Podré practicarlo sin molestar a familiares y vecinos? (Nota 1)

Una vez usted haya decidido el instrumento que mas se adapta a sus peculiaridades, (y su propia voz, insisto, también es un instrumento), debo aclarar un punto: ¿es rigurosamente necesario aprender solfeo para tocar un instrumento? Es muy conveniente, y si deseamos plasmar nuestras creaciones con cierto rigor, imprescindible. Ahora bien, si usted quiere inicialmente tomar contacto con un instrumento y “probarlo” sin el engorro del solfeo, le recomiendo el siguiente curso de Jaime Altozano, (un gran educador musical al que sigo en su canal de youtube): MusicHacker.

Javier Altozano
Con este curso y sin conocimientos de solfeo usted podrá acompañar canciones y explorar ritmos. Poco a poco entrará en su instrumento y le será fácil hacer un salto posterior y aprender a leer una partitura.

De todas maneras, mi planteamiento sería el siguiente: aprender a tocar un instrumento es como ejercitarse en un idioma. Es necesario leer una partitura e interpretarla, improvisar sobre el instrumento y componer canciones o melodías. Exactamente igual que si aprendiéramos francés o alemán. También, si podemos, acompañar a otros amigos, formar parte de un grupo musical o de una coral. La opción de una coral es estimulante por el contacto humano y por no exigir conocimientos musicales. Algunos colegios profesionales tienen una coral que estará encantada de recibirles, (v.gr. la del COMB).

Pero no todo es posible en la vida, y quizás usted tenga poco tiempo y prefiera iniciarse mediante tutoriales o el estudio de algunos libros. Este ha sido mi caso, y más adelante recomendaré portales Web que me han sido útiles.

Algunas sugerencias para pianistas. -

Si decide adentrarse en los vericuetos del piano, en tal caso le sugiero “flowkey”, o  simplypiano”, ambos programas son tutoriales para piano, que se desarrolla sobre Tablet, y que proponen de manera perfectamente pautada la lectura de partituras para piano. Estos programas detectan errores de interpretación y, poco a poco, incrementan la dificultad de los ejercicios que proponen, desde el nivel más básico a la excelencia.

Si buscamos un libro que nos inicie en el piano recomiendo (si lee en inglés):

Humphries C. The piano handbook: a complete guide for mastering piano. Jaowbone Books London 2007. Contiene CD.

Por otro lado, hay muchos libros de partituras adaptadas a todas las necesidades e instrumentos. En mi caso, y siempre estoy considerando el piano, recomiendo los libros de Bastien, tanto de iniciación como intermedios y avanzados. Bastien tiene adaptaciones de piezas clásicas para “piano fácil” que son una maravilla.

Existen colecciones para la práctica de la “lectura a vista”, eso es, coger una partitura que no has estudiado previamente, y tocarla directamente: Sightreading y RightSight. Estas colecciones abarcan propuestas muy básicas hasta niveles avanzados.

Ahora bien, si desea antes familiarizarse con el teclado, para mi representó un avance enorme leer: Sight Reading Secrets, de Howard Richman; que podéis bajaros en (hay una versión gratuita y otra de pago) aqui.

Este librito sitúa al lector correctamente frente al teclado y con ejercicios muy bien pensados se familiariza con la mecánica de traspasar una información visual a una conducta motora. Gracias a este librito me fue posible realizar un importante paso hacia adelante. Antes de empezar con los Sightreadings yo empezaría por este librito. Y si desea improvisar, (muy conveniente): La improvisación, teoría y práctica. Arantxa Lorenzo y Javier Olabarrieta, (contiene Cd con ritmos sobre los que improvisar). No lo recomiendo hasta que tenga usted un nivel básico.

Recursos en la red.-

Uno de los retos de todo estudiante de música es educar el oído….  ¿estoy escuchando un acorde mayor o menor?, ¿Un intervalo de quinta justa o de cuarta?, etc., etc.  A tal efecto la siguiente web me parece imprescindible (es gratuita y presenta cada ejercicio de manera muy comprensible):

https://teoria.com/en/exercises/c3e.php

Algunos educadores musicales tienen sus propios canales y ofrecen mucha información gratuita en un formato altamente pedagógico. Destacaría:

*Jaime Altozano: para mi uno de los mejores, más originales y bien formado en música, tanto en la faceta interpretativa como teórica. Ya he destacado el curso que ha lanzado, (MusicHacker), y en este mismo Boletín Iatrós incrustamos uno de sus vídeos que conecta música con pensamiento crítico. ¡No os perdáis el análisis que realiza de la música de Rosalía! Lo encontraréis en:

https://www.youtube.com/channel/UCa3DVlGH2_QhvwuWlPa6MDQ

*CountBlissett. Este canal que lidera Tony Domenech se dirige a músicos que tienen ya una formación media o media-alta. Tiene muchos vídeos gratuitos y 4 cursos de nivel medio- avanzado de pago, (pero muy económicos), recomendables para quienes tocan un instrumento con cierta soltura, sobre todo pianistas y compositores.

*Music Theory for Guitar.- Si entiendes el inglés en este canal encontrarás muchos videos gratuitos con una claridad expositiva magistral. No creo que nunca se hayan explicado conceptos armónicos tan bien como en este canal. Y lo recomiendo no solo para guitarristas, sino para cualquiera que desee entender el lenguaje musical.

*Musescore es uno de los programas de edición gratuitos mas completos que podéis encontrar. De los mismos autores, liderados por Marc Sabatella, disponéis de interesantes vídeos divulgativos en  inglés:

https://www.youtube.com/channel/UCQgWyLBlVl9DvZyLUzFxGDA

*New Jazz Music Life.-  Oliver Prehn es conductor de autobuses y un intérprete extraordinario de piano-jazz. Logra estructuras complejas de jazz mediante mínimos movimientos de las manos. Sus videos los subtitula en inglés. Si te gusta el jazz y tu instrumento es el piano, sin duda tienes que conectarte a (en inglés):

https://www.youtube.com/channel/UCfmAjVU0aF41zi7oWB8_TUg

En esta entrada encontraréis toda una declaración de intenciones de lo que pretende en su canal de youtube:

https://www.youtube.com/watch?v=bRwdZ_jUt6w

*David Kulma es otro de estos educadores que muestra de manera muy gráfica las estructuras armónicas, como realizar progresiones, etc. etc. Ojo: también en inglés, pero subtitulado, lo que sin duda ayuda bastante.

https://www.youtube.com/watch?v=vveDr92AKmg

Estudiar para componer música.-

Quizás sea usted algo mas ambicioso y desee entrar en las mismas entrañas de la música. En tal caso deberá estudiar el lenguaje de la armonía.

Uno de los mejores libros a tal efecto es:

*Vergés LL. El lenguaje de la armonía, (Ed. Boileau), Barna 2007. Desde mi punto de vista es uno de los libros mas rigurosos y profundos en el desarrollo histórico de la música occidental. La obra ha sido revisada por Esteve Molero, uno de los músicos más importantes asentado en El Garraf, del que ya hemos hablado. El primer capítulo abarca desde los inicios al siglo XX, destacando la evolución de la polifonía y como determinados recursos abren nuevas perspectivas para el impresionismo y el jazz, por ejemplo, los retardos como futuras ampliaciones de las acordes tríadicos. El segundo capítulo lo destina al Jazz, y también a través de la evolución histórica aprendemos los diferentes recursos de los que se nutre. En sí mismo este capítulo es un libro entero (220 páginas). Pero además aborda la armonía modal y de color,(inhabitual para este tipo de obras), para acabar con dos enormes regalos para aquellos lectores que deseen abrirse camino en el arte de componer música: el análisis armónico y el arte de la armonización. Este volumen se complementa con un Libro de Ejercicios que -a mi manera de ver- resulta imprescindible, pues los ejercicios que plantea ayudan a percibir matices que, de otra manera, podemos dar por sobreentendidos (sin realmente comprenderlos del todo; esto ocurre bastante con la música, ¡hasta que no la practicas no puedes decir que has asimilado un concepto!). Tengo noticia de que pronto saldrá (de este mismo autor) un tratado de orquestación… ¡desde luego me lo compraré!

Otros tres buenos libros de armonía son:

*Castro M. Vols aprendre harmonia? Ed Dinsic Barna 2017 (2 volúmenes, en catalán). Muy sintético y con muchas propuestas de ejercicios. Está pensado para alumnos de conservatorio.

*Joan Sanchis F. Tratado de armonía. Ed. Piles. Valencia 2013 (2 volúmenes, se ayuda de esquemas y hace reducciones armónicas de partituras mas complejas, lo que sin duda ayuda a su comprensión. (También tiene muchos ejercicios). Está pensado para alumnos de conservatorio.

*Hernandis E. Ejercitación armónica (dos volúmenes) Ed. Rivera. Valencia 2011. Uno de los tratados mas claros, pensado para autodidactas. Ejercicios muy bien pensados. ¡Si sois autodidactas esta obra es la vuestra!

No puedo cerrar este apartado sin referirme a Herrera E “Teoría musical” (2 volúmenes). Una excelente obra para quien ya sabe de música y quiere repasar conceptos, también para estudiantes de los conservatorios, pero no aconsejable para autodidactas.

Todos estos libros requieren ser leídos con el piano (o un teclado) al lado, e ir tocando los ejemplos que proponen. Esto limita sin duda los lectores potenciales. Pero por fortuna también tenemos buenas ofertas, (y gratuitas) en Internet, de las que ya hemos hablado más arriba.

¿Quieres además instrumentar (orquestar) tus partituras?

Bien, y ya para acabar, me dirijo a los mas lanzados que desean componer su propia música para banda de jazz, orquesta, cuarteto de cuerdas y/o voces. Para mi el libro de referencia es:

*Adler S. The Study of Orchestration. WW Norton and company. NY 2016.

Este libro va dirigido al compositor sinfónico, y desarrolla cada uno de los instrumentos orquestales, su tesitura, sus posibilidades expresivas, etc. También analiza el conjunto orquestal, texturas, lo que resulta aconsejable o -por el contrario- imposible de pedirle a los músicos…

Si compráis el libro por Internet podréis optar a la edición para Europa que contiene los audios completos. Es decir, cuando en el libro veáis la reproducción de una partitura, la podréis oír tocada simplemente conectándoos a una web, y con el password que viene en el mismo libro. Ahora bien, se trata de una facilidad que os da el editor por un período de algunos meses, ¡luego tendréis que pagar para acceder a la dicha web!. Por consiguiente, os recomiendo que os construyáis vuestro propio archivo de audio con los clips.

Esta obra de casi 1000 páginas se complementa de un libro de ejercicios que para mí resulta imprescindible, también de la misma editorial.

*Charles A. Instrumentación y orquestación clásica y contemporánea. La práctica orquestal desde el siglo XVI hasta nuestros días. Improntu Ed. Picanya 2019.

Impresionante el trabajo de este gran docente, que tiene 5 volúmenes dedicados cada uno a explorar las diferentes secciones de la orquesta sinfónica. El título que hemos escogido es el último de la colección. También tiene un “Libro de Trabajos” con ejercicios que ayudan a la comprensión. Algunos ejemplos podremos entenderlos reproduciendo las partituras (hasta donde resulte posible), con el piano, y otros ejemplos tendremos que escucharlos buscándolos en youtube. Supongo que para un músico experto la lectura de la partitura puede bastarle….

Obras menos importantes pero que me han servido:

*Herrera E. Técnicas de arreglos para la orquesta moderna. Bosch Ed. Barna 2009. A diferencia de su Teoria musical, este volumen es muy comprensible para principiantes, y lleno de recomendaciones prácticas.

*Lorenzo de Reizabal M. y A.  Análisis Musical. Claves para entender e interpretar la música. Boileau. Barna 2009. Tiene esquemas muy útiles para clasificar la música, con ejercicios de comprensión. Además las autoras son médicos de profesión, además de músicos y hermanas.

*Joyce J. Scoring for Voices. Alfred Publishing. Los Angles 1985. Contiene CD. Dedicado a componer para voces humanas. Sugerencias muy prácticas.

*Terefenco D. Jazz Theory. Taylor and Francies. Devon, 2014. Una de las obras mas exhaustivas sobre jazz, con una visión histórica. Podéis encontrar videos de este autor gratuitos en youtube. Contiene CD.

 Me queda un apartado en el que ahora me estoy iniciando: la producción musical. Pasar de la partitura a una versión tocada por músicos o tocada por una librería de sonidos. Dos programas fundamentales son el Qbase y el Reaper. Encontraréis más información en los canales youtube que os he recomendado de Altozano y Doménech, y también el canal de Quilis. Muy recomendable los vídeos en los que comentan las mejores librerías o las librerías de sonidos gratuitas.

Ars Médica

No quisiera acabar este amplio artículo sin subrayar que a buen seguro hay muchas e importantes obras que me dejo en el tintero. He querido sintetizar el recorrido intelectual que he realizado para orientar a personas que, como yo, nos hemos iniciado a la música de una manera un tanto autodidacta, o, en todo caso sin seguir un currículum académico. Ahora bien, debo reseñar que en todos estos años siempre he tenido un profesor de piano o de composición que me han orientado. Creo que es prácticamente imposible avanzar sin esta ayuda personalizada, y sean mis últimas palabras para agradecerles lo mucho que he aprendido con ellos. Un buen profesor no solo clarifica conceptos, sino que estimula en un camino que es arduo y de constante superación personal. En realidad tener un profesor de referencia es también una manera de comprometernos en este camino de aprendizaje. No olvidemos que la música exige mucho, ¡pero nos retorna mucho más!.

Y como me dirijo sobre todo a profesionales de la salud, destacar los muchos coros y ensambles, ¡protagonizados por médicos, enfermeras y otros profesionales de la salud! Un recuerdo muy especial para mis colegas y amigos de Ars Médica.

Francesc Borrell

Sant Pere de Ribes.  

Nota 1.- Si la opción que elige es tocar el piano, recomiendo ensayar con un piano eléctrico con teclas contra pulsadas. Los hay de buena calidad y a precios módicos. Los vecinos y familiares lo agradecerán, y además tendrá en todo momento una referencia perfectamente afinada de las notas. A complementar, desde luego, con un piano acústico.

Si te ha interesado este artículo puedes bajarlo en PDF AQUI

Webs de interés

En esta entrada quiero referirme a los podcasts. Son conferencias en audio que rellenan perfectamente espacios de tiempo que dedicamos al transporte, quizás a cocinar, o a otras tareas.

Es un sector en rápido crecimiento. Hay más de 1.000 millones de oyentes de podcasts y audiolibros en todo el mundo, que escuchan más de 75 millones de episodios activos en 100 idiomas

Elijo diferentes canales de mi interés, por si les sirve de inspiración:

CIENCIA

Conversaciones con científicos de primer nivel

https://cienciaes.com/

Este portal web es de los más completos en español, con un enorme elenco de podcasts en los que escoger, (ver Figura 1). Resulta muy apropiado primero ver esta web en el ordenador, y luego seleccionar las opciones que mas puedan interesarnos. Personalmente sugiero “hablando con científicos”.

VIAJES

Una completísima galería de lugares que nos los introducen personas que viven allí:

https://podimo.com/es/shows/8c366cab-cd3b-47b7-acf7-98c2612d5f18

LAS RARAS

Otras maneras de entender la vida, la vida en pareja, el trabajo, redes solidarias, etc. Visión feminista. Subtitulan “historias de libertad”:

https://lasraraspodcast.com/episodio/de-amor-y-confinamiento/

ACTUALIDAD POLÍTICA



The New York Times ofrece podcast de 20 minutos analizando en profundidad temas políticos de actualidad. En esta ocasión la oferta es en inglés:

https://www.nytimes.com/column/the-daily

Pablo Oliveras

Murcia

Artículo comentado.- 

¿Existe el dolor fetal?

Derbyshire SWG, Bockmann JC. Reconsidering fetal pain. J Med Ethics 2020; 46: 3-6

Sin identificar quién es quién los autores se definen como interesados por igual en la cuestión de si el feto experimenta dolor desde posiciones contrapuestas: uno considera que el aborto o Interrupción de embarazo (IE) es una práctica necesaria para la salud y la autonomía de las mujeres y el otro cree que el aborto viola el principio ético de la no maleficencia, por lo que habría que restringirlo y actuar para que no se lleve a cabo. Y, efectivamente y como señalan, a pesar de sus perspectivas firmes y difíciles de reconciliar, creen que establecer si el feto siente dolor tiene trascendencia ética y clínica con independencia de lo que cada persona piense en torno a la moralidad de la IE.

La cuestión tiene su trascendencia, porque se calcula que en el mundo se practican 56 millones de IE al año, lo que correspondería a una cuarta parte del total de embarazos. En los países occidentales el 90% tienen lugar antes de la 13ª semana de gestación, lo que para los autores permite descartar razonablemente la experiencia de dolor fetal ligada al procedimiento. Pero el 10% restante (y un porcentaje no determinado de las IE en otros lugares del mundo) podrían entrañar un sufrimiento fetal en forma de dolor.

Pero surge la dificultad de abordarla porque puede verse contaminada por posiciones partisanas, que esgriman el dolor fetal (o su imposibilidad) para ratificar su posición frente a la IE. Sin ir más lejos, y según nos cuentan Derbyshire y Brockmann, la primera referencia publicada acerca de la experiencia del dolor en el feto se debe nada menos que a Ronald Reagan, quien siendo ya presidente de EEUU publicó un artículo en la revista Human Life Review cuestionando el derecho a la IE desde la oposición a la IE, en el que ponía sobre la mesa la posibilidad de que el feto “responda al dolor” (entrecomillado de los autores). Por este motivo tiene un valor especial, que dos personas con visiones contrarias quieran analizar la cuestión.

Si nos paramos a reflexionar, como hacen los autores, acerca de las técnicas empleadas para la IE en fetos de más de 13 semanas de gestación, la cuestión de si es viable el dolor no es una cuestión menor. Los procedimientos médicos con el uso de fármacos como misoprostol y mifepristona, serían dolorosos vía feticidio o a través del trauma del parto si el feto es capaz de experimentar esa sensación. Y los quirúrgicos, en especial mediante legrado, son abiertamente traumáticos y entrañan, tal como explican los autores, una fragmentación fetal que sugiere dolor si es viable esa sensación en el feto.

El análisis de la posibilidad del dolor en el feto tiene para los autores tres perspectivas. Una, puramente clínica, es la del creciente uso de anestesia en las intervenciones quirúrgicas intrauterinas. En el pasado no se administraba anestesia al feto, desde la impresión de que no era necesaria, pero actualmente existe un consenso profesional sobre la necesidad o cuando menos conveniencia de emplearla. No cabe duda de que usar o no anestesia no gozará nunca de las bendiciones de la más alta evidencia científica, porque ni el número de casos ni las objeciones éticas permitiría un ensayo clínico que pudiera esclarecer si los resultados a cualquier nivel justifican su empleo, pero sí que hay datos colaterales que parecen dar la razón a que se haya impuesto la anestesia en estos casos. Los autores consideran incluso que la anestesia podría estar indicada en la IE aunque no fuera habitual en la cirugía intrauterina, tras un análisis desde una visión ético- clínica.

La segunda perspectiva, neurocientífica, es más peliaguda. SI bien el consenso clásico es que por motivos relacionados con la maduración cerebral es inviable el dolor antes de las 24 semanas de gestación, Derbyshire y Brockmann argumentan que este dintel puede rebajarse a las 20 semanas e incluso hasta las 12, a partir de hallazgos que si bien son provisionales, inciertos, difíciles de valorar e, incluso, limitados a un número reducido de casos, sugieren que no es necesaria una integridad o una maduración neurológica tan sofisticada para que exista la experiencia del dolor.

Por último, la perspectiva psicológica, que implicaría la necesidad de la vivencia consciente del dolor está sesgada, para los autores, porque la definición de dolor que en su día elaboró la International Association for the Study of Pain hace necesaria una conciencia del dolor que implica a priori la presencia y actividad de la corteza cerebral, o una experiencia del propio cuerpo y de la propia identidad complicada de trasladar no solo al feto, sino a modelos animales. Aunque no lo mencionan, podría evocarse la experiencia de dolor en personas con demencia avanzada y funcionalidad cortical muy afectada. Si bien no siempre es fácil de identificar, no puede decirse que sea inexistente y de hecho existen desde hace años instrumentos para su valoración a partir de gestos, movimientos o actitudes cuya finalidad es detectar la presencia del dolor para mitigarlo y así reducir cuando menos el disconfort y, en su caso, ciertos “trastornos de conducta” (gritos, inquietud) que están modificados por una experiencia que hace sufrir a una persona incapaz de comunicarla.

Desde el punto de vista moral y a pesar de las visiones contrapuestas de los autores, ambos creen que determinar si hay dolor fetal y prevenirlo y tratarlo tiene sentido práctico y ético, ya sea para humanizar la IE, ya sea para reducir el sufrimiento que asociado a la misma le añadiría un plus de inmoralidad. En todo caso, el dolor ajeno es siempre complejo de objetivar. Una queja común de pacientes con dolor crónico es que les resulta muy difícil apreciar en quienes les rodean una empatía hacia su dolor; más bien, argumentan en ocasiones, aprecian en ellos el hartazgo de estar oyendo continuamente al paciente hablar de su dolor. Pero, aun así, la mención del dolor ajeno nos conmueve, bien porque empatizamos más de lo que parece, bien porque de alguna forma se nos representa el riesgo de sufrirlo en primera persona. Por ello, la pregunta sobre el dolor fetal puede tener implicaciones que como indican Derbyshire y Brockmann van más allá del caso concreto y abrir así la puerta hacia una reflexión sobre una sensación, una vivencia, que nos acompaña, de forma intermitente o cronificada, con mayor o menor intensidad y con mayor o menor sufrimiento y repercusiones, a lo largo de toda la vida.

Juan Medrano  Bilbao

Vídeo recomendado.-

Jaime Altozano.-  Mozart no usaba el Si bemol

Curioso vídeo de Altozano, un educador musical que tiene uno de los canales mas frecuentados y seguidos dedicados a la enseñanza de la música. Recomiendo ver el vídeo hasta el final, pues será entonces cuando el lector comprenderá la conexión que tiene con nuestro blog de Humanidades Médicas.


BOLETIN IATROS, DICIEMBRE 2020.

 CIRCULO DE CIBERLECTURA

 INDICE.-

Noticias.-  Controversias y artículos disponibles.

Comentario de libros.- Justicia. ¿Hacemos lo que debemos?

Artículo comentado.-  ¿Dolor fetal?    

Vídeo recomendado.- El curioso caso del video sobre enseñanza primaria.

------------------------------------------------------------------------

 Noticias.- 

*Controversias en Bioética: Ya está disponible el vídeo de la última sesión del Seminario de Investigación en Bioética de la UCM, sobre las controversias éticas en los cuidados sociosanitarios en la crisis de COVID-19.

    https://www.youtube.com/watch?v=ePSIGZJr63M

*Revista enrahonar: ética y salud en tiempos de pandèmia

https://revistes.uab.cat/enrahonar/issue/view/72/showToc

*Folia Humanística: Toma de decisiones en incertidumbre: lo que nos enseña la pandemia del COVID19 y otros artículos de interés.

https://revista.proeditio.com/foliahumanistica/issue/view/FOLIA%20HUMANISTICA%203%282%292020

Comentario de libros.-

Libro: Justicia. ¿Hacemos lo que debemos?

Autor: Michael J. Sandel

Editorial: Penguim Random House Grupo Editorial, 2012

El autor del libro Michael J. Sandel, catedrático de ciencias políticas en la Universidad de Harvard, tiene el mérito de hacer fácil y comprensible algo tan complejos como las diferentes teorías de la justicia, desde Aristóteles hasta nuestros días y además lo hace con un estilo muy característico, pues todas estas teorías nos las explica desde ejemplos de la vida diaria. Desde mi punto de vista este es el gran éxito del libro, pues, aunque conozcamos las teorías de la Justicia de autores como el citado Aristóteles; o de Kant; o de Rawls, o de MacIntyre, él nos las cuenta desde ejemplos de nuestros días o de la reciente historia.

Sandel MJ

También debemos decir, que otra de las virtudes del libro, precisamente radica en la aparente neutralidad del autor en las explicaciones de cada una de las teorías, de tal modo que con el mismo rigor nos cuenta las teorías igualitaristas o libertarias hasta el punto de que nos las hace ver inicialmente muy atractivas, para posteriormente encontrar importantes defectos en cada una de esas teorías a la luz de ejemplos concretos de la vida de las personas. Es decir, trata de buscar en todas ellas sus aciertos, que los tienen, y sus puntos débiles que también los tienen.

En los inicios del libro nos dice que “preguntar si una sociedad es justa es preguntar por cómo distribuye las cosas que apreciamos: ingresos y patrimonios, deberes y derechos, poderes y oportunidades, oficios y honores. Una sociedad justa distribuye esos bienes como es debido; da a cada uno lo suyo. Lo difícil empieza cuando nos preguntamos qué es lo de cada uno y por qué lo es”.

Tras hacerse esa pregunta comienza a analizar tres de las teorías más extendidas en la actualidad:  la teoría utilitarista de maximizar el bienestar de una sociedad como mecanismo de justicia; la teoría que concibe la justicia a partir de la libertad y dentro de ella distingue el campo del laissez-faire y el campo de la equidad. Entre los primeros están los llamados libertarios pro libre mercado y también partidarios de la libertad absoluta para con uno mismo, mi cuerpo me pertenece, es su máxima creyendo que la justicia consiste en respetar y validar lo que los adultos elijan voluntariamente. Y por otra parte, aquellos que entienden la justicia a partir de la libertad, pero desde la equidad como mecanismo regulador del mercado y a los que se llama igualitaristas. Para ellos, la justicia requiere de políticas que remedien las desventajas sociales y económicas y den a todos equitativamente oportunidades de triunfar.

Distribuir bienes.
Y por último, analiza las teorías asociadas a la virtud y a una vida buena. Y nos dice que hoy en día (no así en el riguroso análisis que hace sobre Aristóteles) estas teorías de la virtud se suelen asociar con los conservadores culturales o con la derecha religiosa y ponen muy nerviosos y contrariados a muchos ciudadanos de las sociedades liberales pensando en que se nos pueden imponer virtudes, de tal modo, que haciéndolo corramos el riesgo de caer en la intolerancia y la coacción.

También nos dice Sandel que el libro trata de responder a la siguiente pregunta: ¿Cómo podremos, pues, abrirnos paso mediante razonamientos en el disputado territorio de la justicia y la injusticia, la igualdad y la desigualdad, los derechos individuales y el bien común?

Y sigue diciéndonos “la reflexión moral consiste en este ir cambiando de punto de vista, del propio del mundo de la acción al del reino de las razones, y de éste, de nuevo a aquel. Esta forma de concebir los argumentos morales, como una dialéctica entre nuestros juicios sobre las situaciones particulares y los principios a los que nos adherimos al reflexionar, viene de lejos, se remonta a los diálogos de Sócrates y a la filosofía moral de Aristóteles”.

A lo largo del libro explica y a la vez critica constructivamente las teorías utilitaristas en las figuras de Jeremy Bentham y John Stuart Mill; a los libertarios Hayek, Milton Friedman o Robert Nozick; a la figura ampliamente tratada en el libro de Kant quien unirá nuestra capacidad de razonar a nuestra capacidad de ser libres; al igualitarista John Rawls de quien hace un importante elogio, dice “ Sea válida o no, en última instancia esta teoría de la justicia representa la defensa más atractiva de una sociedad más igual que la filosofía política haya producido jamás en Estados Unidos”

Sandel continua con su análisis crítico y en un momento dado critica todo lo previamente expuesto desde los utilitaristas a Kant, pasando por Rawl y nos dice “que la idea de que mis responsabilidades se limitan a las que yo mismo me impongo es liberadora. Presupone la libertad e independencia, en cuanto agente moral, de lo que cada uno es en sí mismo, su carencia de lazos morales previos, su capacidad de escoger sus propios fines”, todo ello está muy en consonancia con el individualismo y el voluntarismo de la vida actual; también nos sigue diciendo “que las nociones de consentimiento y de libre elección pesan mucho en las modernas teorías de la justicia”. Pero entiende el autor que todo ello es insuficiente, pues Sandel encuentra obligaciones morales que van más allá del individualismo de las teorías previas y que estas obligaciones morales se asientan en la comunidad y nos especifica lo que denomina tres categorías de la responsabilidad moral:

1.    Deberes morales: universales: no requieren consentimiento.

2.    Obligaciones voluntarias: particulares: requieren consentimiento.

3.    Obligaciones de la solidaridad: particulares, no requieren consentimiento.

El autor analiza las teorías de conocidos comunitaristas como MacIntyre o Walzer y nos dice que tenemos obligaciones morales que van más allá del consentimiento y la concepción voluntarista de la persona y MacIntyre nos ofrece una concepción narrativa de la persona y de la vida, pues para este autor sólo se puede responder a la pregunta “¿qué voy a hacer? Si puedo responder a una pregunta previa ¿de qué historia o historias resulta que formo parte?

McIntyre
La concepción narrativa choca directamente con el individualismo actual y sus correspondientes teorías morales, pero para MacIntyre “la deliberación moral consiste más en interpretar la historia de mi vida que en ejercer mi voluntad. Lleva a elegir, pero la elección deriva de la interpretación; no es un acto soberano de la voluntad [….] Muestra además que la deliberación moral supone una reflexión, que tiene lugar dentro de esas historias más vastas de las que mi vida forma parte, historias que son además el objeto de esa misma reflexión.

Finalmente nos dice el autor “que para alcanzar la justicia, o una sociedad justa, no sirve solo con maximizar la utilidad o garantizar la libertad de elección. Para llegar a una sociedad justa hemos de razonar juntos sobre el significado de la vida buena y crear una cultura pública que acoja las discrepancias que inevitablemente surgirán”.

Juan Carlos Hernández Clemente

Madrid, 2020

Webs de interés

Los resultados obtenidos en el Sistema Nacional de Salud no han merecido, hasta el día de hoy, la atención debida por parte de las autoridades sanitarias. Sin embargo existen algunos repositorios interesantes que merece la pena conocer.

El más completo, sin duda, es el AQUAS, “Central de resultats Servei Català de la Salut”

https://aquas.gencat.cat/es/ambits/ossc/central-resultats/

Para interpretar correctamente cada variable considerada recomendamos que primero consultéis las fichas metodológicas:

 

http://observatorisalut.gencat.cat/web/.content/minisite/observatorisalut/ossc_central_resultats/informes/fitxers_estatics/Atencio_Primaria_Fitxes_metodologiques_CentraldeResultats_Dades_2018.pdf

Los  últimos datos para la APS son del año 2018:

http://observatorisalut.gencat.cat/web/.content/minisite/observatorisalut/ossc_central_resultats/informes/fitxers_estatics/Atencio_Primaria_TAULES_CentraldeResultats_Dades_2018.pdf

En este mismo portal veréis además dos observatorios: el observatorio de la muerte, con datos relativos a lugar de fallecimiento, voluntades anticipadas, procedimientos realizados antes del traspaso, etc. Y el observatorio de las desigualdades. En este último tenéis la oportunidad de descargaros un fichero Excel.

http://observatorisalut.gencat.cat/ca/observatori-desigualtats-salut/indicadors_comunitaria/#bloc3 

En este Excel vais a encontrar los datos de cada Centro de Salud con una serie de indicadores muy interesantes, que os permitirá comparar variables de un centro de salud con los valores medios para dichas variables del conjunto de Catalunya.

Un ejercicio para ver cómo se puede usar este Excel se muestra también en formato pdf.

El Ministerio de Sanidad también tiene un portal interesante: “Indicadores clave del Sistema Nacional de Salud”.



http://inclasns.msssi.es/main.html

Leeros las instrucciones que os permitirán seleccionar variables y hasta cierto punto manipularlas.

Otras comunidades autónomas también ponen algunos datos a disposición de la ciudadanía. En el caso de Andalucía: CMBD de Andalucía

https://www.sspa.juntadeandalucia.es/servicioandaluzdesalud/profesionales/sistemas-de-informacion/cmbd-andalucia

Navarra:  Indicadores de Salud Navarra

http://www.navarra.es/home_es/Temas/Portal+de+la+Salud/Ciudadania/Observatorio+de+Salud+Comunitaria+de+Navarra/Situacion+de+salud/Fichas+de+indicadores+de+Zona+Basica+de+Salud.htm

Murcia: Servicio Murciano de Salud

http://www.serviciomurcianodesalud.es/observatorioresultados

Madrid: Servicio Madrileño de Salud: Observatorio de Resultados.

http://observatorioresultados.sanidadmadrid.org/AtencionPrimariaFicha.aspx?ID=125

F. Borrell

Sant Pere de Ribes.

Artículo comentado.- 

¿Existe el dolor fetal?

Derbyshire SWG, Bockmann JC. Reconsidering fetal pain. J Med Ethics 2020; 46: 3-6

Sin identificar quién es quién los autores se definen como interesados por igual en la cuestión de si el feto experimenta dolor desde posiciones contrapuestas: uno considera que el aborto o Interrupción de embarazo (IE) es una práctica necesaria para la salud y la autonomía de las mujeres y el otro cree que el aborto viola el principio ético de la no maleficencia, por lo que habría que restringirlo y actuar para que no se lleve a cabo. Y, efectivamente y como señalan, a pesar de sus perspectivas firmes y difíciles de reconciliar, creen que establecer si el feto siente dolor tiene trascendencia ética y clínica con independencia de lo que cada persona piense en torno a la moralidad de la IE.

La cuestión tiene su trascendencia, porque se calcula que en el mundo se practican 56 millones de IE al año, lo que correspondería a una cuarta parte del total de embarazos. En los países occidentales el 90% tienen lugar antes de la 13ª semana de gestación, lo que para los autores permite descartar razonablemente la experiencia de dolor fetal ligada al procedimiento. Pero el 10% restante (y un porcentaje no determinado de las IE en otros lugares del mundo) podrían entrañar un sufrimiento fetal en forma de dolor.

Pero surge la dificultad de abordarla porque puede verse contaminada por posiciones partisanas, que esgriman el dolor fetal (o su imposibilidad) para ratificar su posición frente a la IE. Sin ir más lejos, y según nos cuentan Derbyshire y Brockmann, la primera referencia publicada acerca de la experiencia del dolor en el feto se debe nada menos que a Ronald Reagan, quien siendo ya presidente de EEUU publicó un artículo en la revista Human Life Review cuestionando el derecho a la IE desde la oposición a la IE, en el que ponía sobre la mesa la posibilidad de que el feto “responda al dolor” (entrecomillado de los autores). Por este motivo tiene un valor especial, que dos personas con visiones contrarias quieran analizar la cuestión.

Si nos paramos a reflexionar, como hacen los autores, acerca de las técnicas empleadas para la IE en fetos de más de 13 semanas de gestación, la cuestión de si es viable el dolor no es una cuestión menor. Los procedimientos médicos con el uso de fármacos como misoprostol y mifepristona, serían dolorosos vía feticidio o a través del trauma del parto si el feto es capaz de experimentar esa sensación. Y los quirúrgicos, en especial mediante legrado, son abiertamente traumáticos y entrañan, tal como explican los autores, una fragmentación fetal que sugiere dolor si es viable esa sensación en el feto.

El análisis de la posibilidad del dolor en el feto tiene para los autores tres perspectivas. Una, puramente clínica, es la del creciente uso de anestesia en las intervenciones quirúrgicas intrauterinas. En el pasado no se administraba anestesia al feto, desde la impresión de que no era necesaria, pero actualmente existe un consenso profesional sobre la necesidad o cuando menos conveniencia de emplearla. No cabe duda de que usar o no anestesia no gozará nunca de las bendiciones de la más alta evidencia científica, porque ni el número de casos ni las objeciones éticas permitiría un ensayo clínico que pudiera esclarecer si los resultados a cualquier nivel justifican su empleo, pero sí que hay datos colaterales que parecen dar la razón a que se haya impuesto la anestesia en estos casos. Los autores consideran incluso que la anestesia podría estar indicada en la IE aunque no fuera habitual en la cirugía intrauterina, tras un análisis desde una visión ético- clínica.

La segunda perspectiva, neurocientífica, es más peliaguda. SI bien el consenso clásico es que por motivos relacionados con la maduración cerebral es inviable el dolor antes de las 24 semanas de gestación, Derbyshire y Brockmann argumentan que este dintel puede rebajarse a las 20 semanas e incluso hasta las 12, a partir de hallazgos que si bien son provisionales, inciertos, difíciles de valorar e, incluso, limitados a un número reducido de casos, sugieren que no es necesaria una integridad o una maduración neurológica tan sofisticada para que exista la experiencia del dolor.

Por último, la perspectiva psicológica, que implicaría la necesidad de la vivencia consciente del dolor está sesgada, para los autores, porque la definición de dolor que en su día elaboró la International Association for the Study of Pain hace necesaria una conciencia del dolor que implica a priori la presencia y actividad de la corteza cerebral, o una experiencia del propio cuerpo y de la propia identidad complicada de trasladar no solo al feto, sino a modelos animales. Aunque no lo mencionan, podría evocarse la experiencia de dolor en personas con demencia avanzada y funcionalidad cortical muy afectada. Si bien no siempre es fácil de identificar, no puede decirse que sea inexistente y de hecho existen desde hace años instrumentos para su valoración a partir de gestos, movimientos o actitudes cuya finalidad es detectar la presencia del dolor para mitigarlo y así reducir cuando menos el disconfort y, en su caso, ciertos “trastornos de conducta” (gritos, inquietud) que están modificados por una experiencia que hace sufrir a una persona incapaz de comunicarla.

Desde el punto de vista moral y a pesar de las visiones contrapuestas de los autores, ambos creen que determinar si hay dolor fetal y prevenirlo y tratarlo tiene sentido práctico y ético, ya sea para humanizar la IE, ya sea para reducir el sufrimiento que asociado a la misma le añadiría un plus de inmoralidad. En todo caso, el dolor ajeno es siempre complejo de objetivar. Una queja común de pacientes con dolor crónico es que les resulta muy difícil apreciar en quienes les rodean una empatía hacia su dolor; más bien, argumentan en ocasiones, aprecian en ellos el hartazgo de estar oyendo continuamente al paciente hablar de su dolor. Pero, aun así, la mención del dolor ajeno nos conmueve, bien porque empatizamos más de lo que parece, bien porque de alguna forma se nos representa el riesgo de sufrirlo en primera persona. Por ello, la pregunta sobre el dolor fetal puede tener implicaciones que como indican Derbyshire y Brockmann van más allá del caso concreto y abrir así la puerta hacia una reflexión sobre una sensación, una vivencia, que nos acompaña, de forma intermitente o cronificada, con mayor o menor intensidad y con mayor o menor sufrimiento y repercusiones, a lo largo de toda la vida.

Juan Medrano

Bilbao

Vídeo recomendado.-

"Matemáticas alternativas".- El curioso caso del vídeo sobre educación.-

¿Puede el mismo vídeo servir para propósitos políticos de las derechas y de las izquierdas, según consideremos uno u otro país? Eso parece si atendemos a este vídeo que se ha hecho viral. Una maestra es impugnada por un alumno al que el sistema le da la razón, (no explicamos mas para no ser spoilers). Realizado en EE.UU –(Ideaman Company)- su propósito inicial era criticar los fake news trumpistas -versión padres de familia- que llegan a desdibujar lo que puede o no considerarse verdadero. Pero he aquí que en España lo distribuyen La ContraTVC, como crítica a la permisividad y a la falta de autoridad de los "progres". En fin, un vídeo que curiosamente concita consenso aunque se interprete de manera distinta. Interesante...

La Redacción.-